EE.UU. y Rusia coordinarán los bombardeos para evitar accidentes entre sus cazas en Siria

Moscú desmiente las informaciones que afirmaban que había sufrido sus primeras bajas en el conflicto sirio

Corresponsal en WashingtonActualizado:

Estados Unidos y Rusia han alcanzado un acuerdo para coordinar las operaciones de bombardeo que llevan a cabo ambos países, a fin de evitar accidentes en el mismo espacio aéreo. El compromiso firmado ayer, del que dio cuenta el portavoz del Departamento de Estado Peter Cook, permitirá rebajar la tensión en la zona desde que el presidente Putin decidiera intervenir en el conflicto para, supuestamente, atacar objetivos de los yihadistas del Estado Islámico. Sin embargo, la mayoría de los bombardeos han castigado las zonas ocupadas por los grupos de oposición al dictador sirio, Bashar Al Assad, como han denunciado Estados Unidos y los propios afectados. En uno de ellos, ayer mismo, habría fallecido Basil Zamo, líder de la milicia Ejército Libre Sirio.

El acuerdo prevé la comunicación previa entre los altos mandos de cualquier operación de bombardeo, así como la constitución de un grupo de trabajo compartido para el seguimiento de la actividad en la zona. Aunque el portavoz norteamericano especificó que «no incluye zonas de cooperación ni intercambio de información sobre objetivos», lo que reduce la colaboración a un aspecto técnico y descarta por ahora cualquier tipo de entendimiento entre ambas partes para trabajar conjuntamente en la guerra de Siria. Es decir, que dos coaliciones, la que lidera Estados Unidos, mayoritaria, y la rusa, con Irán, Irak (que participa en ambas) y el propio dictador, seguirán operando en torno al conflicto que ha provocado la crisis humanitaria más grave en décadas.

Sin bajas rusas

Durante el mes de bombardeos que ha llevado a cabo Rusia, en varias ocasiones se habían producido momentos de tensión, al encontrarse en la misma zona aviones caza de los dos países. Recientemente se conoció que los altos mandos norteamericanos habían dado la orden expresa a sus pilotos de no reaccionar ante eventuales operaciones agresivas de los aviones rusos, a fin de evitar incidentes que el acuerdo alcanzado ayer pretende reducir a la mínima expresión.

Precisamente ayer, el ministro de Defensa ruso negó que se hubieran producido los primeros muertos en su Ejército, según habían informado algunas agencias: «No ha habido bajas entre nuestras fuerzas armadas en Siria».