Un cartel con la imagen del matrimonio Kirchner en las afueras de Buenos Aires
Un cartel con la imagen del matrimonio Kirchner en las afueras de Buenos Aires - REUTERS

En busca del tesoro enterrado de la corrupción Kirchner

Un fiscal argentino conduce aparatosos registros tras la pista del dinero enterrado por Lázaro Báez, empresario detenido y vinculado a las supuestas corruptelas del matrimonio formado por Néstor y Cristina

Corresponsal en Buenos AiresActualizado:

La «ruta del dinero K», como se conoce a los miles de millones de dólares del Estado que se fueron por el desagüe de la corrupción del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, se ha convertido en una serie de TV, modelo «Breaking Bad». El fiscal, Guillermo Marijuan, se instaló en la provincia patagónica de Santa Cruz con brigada de perros, policías y excavadoras, con el objetivo de localizar y desenterrar el dinero oculto de Lázaro Báez, empresario detenido e identificado por algunos sectores como testaferro del ex presidente Néstor Kirchner.

Joyas, una fabulosa colección de automóviles de alta gama, algo parecido a una bóveda, incunables y, en un despiste, hasta 90.000 dólares forman parte de los hallazgos de Marijuán en algunas de las cerca de doscientas propiedades del empresario y ex cajero bancario, que se extienden a lo largo de 420.000 hectáreas en el feudo de los Kirchner. El descomunal incremento de su patrimonio, buena parte oculto o encubierto, dejó desconcertado al fiscal que también tiene imputada a la viuda de Kirchner y al ex ministro de Planificación, Julio De Vido, por lavado de dinero.

El «operativo» del fiscal, retransmitido en parte por las cadenas de televisión, incluyó registros en las viviendas de Báez y de su familia. En uno de estos según declaraciones de Marijuán a Radio Mitre, «una de mis secretarias encontró un bolso, que parecía haber estado enterrado, que tenía en su interior las fajas que suelen contener el dinero. Con esas etiquetas se puede tener la evidencia de algún banco, como la tenemos», detalló. La imagen de los «panes» o fajos de dólares resulta familiar en Argentina. U n vídeo reciente hizo famoso a Martín, hijo de Báez, al verle arrastrar bolsos de piel llenos de divisas que luego ponía sobre la mesa y contaba con otro grupo de personas (algunas detenidas ya) en lo que se llamaba «La Rosadita», una especie de agencia financiera, en un piso en el barrio de Puerto Madero, que tenía a importantes ex ministros entre sus clientes.

Leyendas urbanas

Marijuan, que pensaba quedarse una semana en Santa Cruz, reconocíó que tras tomar conocimiento de la extensión de las propiedades de Báez en la Patagonia –superiores a las de Luciano Benetton- su estancia deberá prologarse por tiempo indefinido. Asimismo, añadió, «me han llegado todo tipo de leyendas urbanas –sobre túneles y todo–, que no descarto».

En simultáneo a estos registros, el diario Clarín publicó los planos de una de las fincas de Báez y el testimonio de un albañil donde se detallan pasadizos, dobles techos y paredes y una especie de cueva de 300 metros cuadrados que, presuntamente, podría haber servido de gigantesco almacén de dinero. El fiscal sospecha que, como en «Breaking bad», parte de «la plata» estaría enterrada en bidones herméticos y dirige la excavadora en uno de los terrenos donde, «pudimos advertir una zona con tierra removida que coincidía con la descripción de uno de los imputados», en alusión al arrepentido Leonardo Fariña.

Lo espectacular de las medidas contrasta con la incredulidad de buena parte de la población que se pregunta cómo es posible que la causa, que lleva más de dos años en trámite, estuviera congelada pese a las denuncias, primero en la prensa y después ante el juez, de Fariña. En esta línea de escepticismo sobre un interés verdadero en investigar hasta el final, Carlos Pagni, columnista de La Nación, publicó que el juez Sebastián Casanello, apodado «tortuga» por su ausencia de reflejos durante todo este tiempos, mantiene «contacto permanente» con la ex presidenta Cristina Fernández, por medio del chat de Telegram. Si Báez se convirtiera también en arrepentido, ella, sin duda, tendría el futuro en la sombra.

En paralelo, en esta versión argentina de lo que algunos consideran un simulacro de «mani pulite», se suceden las voces que facilitan datos de la corrupción, salpican, como el caso Milagro Sala en Jujuy, hasta a Máximo Kirchner o reconocen, como Miriam Quiroga, amante de Néstor Kirchner, que Báez recibía órdenes suyas. En ambos casos, se cree que el origen del dinero responde a la sobrefacturación en obras públicas que, en ocasiones, no llegaron a concluirse. Dicho en palabras de Marijuan, «es posible que luego de poner facturas falsas o sobrevaluadas para encubrir los sobreprecios, se encontraron (en alusión a Báez) con muchísimos dinero en su poder que destinaron para hacer muchísimas maniobras de lavado de dinero(compra de inmuebles, compra de vehículos de alta gama, llevarlo al exterior)».