Los bombardeos se reanudan en Alepo, mientras las negociaciones se bloquean

El mininstro de Exteriores ruso reconoció esta mañana que la lucha seguirá hasta que los rebeldes abandonen completamente el este de Alepo

BEIRUTActualizado:

La aviación siria ha vuelto a golpear los barrios rebeldes de la ciudad de Alepo, tras unas horas de interrupción, mientras las negociaciones para evacuar a los heridos y a los civiles se mantienen en suspenso.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, reconoció unas horas después de la reanudación de los ataques aéreos que las operaciones militares del régimen sirio iban a proseguir en Alepo, tras el parón de ayer para supuestamente facilitar la salida de civiles.

Lavrov hizo estas declaraciones en una comparecencia ante los medios en el marco del consejo anual de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), donde agregó que la lucha seguirá hasta que los rebeldes abandonen completamente el este de Alepo.

Horas antes de esta intervención, el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, detalló a Efe que hubo cuatro ataques aéreos contra los distritos alepinos de Al Maadi, Al Mugair y Al Firdús sobre las 11.15 hora local (09.15 hora GMT).

Lavrov, asimismo, negó que Rusia esté empleando tácticas dilatorias a la espera de que llegue al poder la nueva administración en EEUU y recordó que en los últimos dos días ha mantenido tres encuentros personales y cuatro conversaciones telefónicas con el secretario de Estado de EEUU, John Kerry.

Una gran oportunidad

Mañana, sábado, se producirán unas nuevas conversaciones entre Moscú y Washington, que según Lavrov suponen una «gran oportunidad» para mejorar la cooperación y acordar cómo pueden abandonar Alepo los rebeldes.

Asimismo, mañana se darán cita en París varios países afines a la oposición siria para estudiar la «trágica situación humanitaria en Alepo y las respuestas urgentes que debe adoptar la comunidad internacional».

A la reunión asistirán los ministro de Exteriores de Francia, Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Catar y Turquía, así como representantes de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Italia y Jordania.

Paralelamente a estos contactos internacionales para intentar detener la recrudecida violencia en Alepo, varios grupos rebeldes han revelado a Efe el comienzo de unas negociaciones con el régimen sirio y Rusia que, al parecer, se mantienen estancadas.

Según el portavoz del Consejo de la Provincia de Alepo Libre, Abu Zaer al Halabi, cuyo organismo se encarga de la administración de las áreas fuera del dominio del Ejército, las negociaciones con las autoridades sirias no han llegado a buen puerto porque algunas facciones como el Movimiento Nuredín al Zinki han rechazado la iniciativa.

La fuente detalló que esas organizaciones armadas quieren que se incluya en la lista de personas a evacuar a determinados civiles, enfermos y heridos para dar su visto bueno a la medida.

Los rebeldes rechazan salir de Alepo

El líder del opositor Ejército Libre Sirio (ELS), general Ahmed Berri, por su parte, insistió en declaraciones a Efe en que «los combatientes (opositores) rechazan categóricamente abandonar Alepo».

El dirigente opositor sirio Zakaría Malahifyi, presidente de la oficina política de la rebelde Agrupacion Fastaqim, afirmó poco después que las conversaciones sobre la ciudad de Alepo se han suspendido, porque Rusia ha rechazado sus peticiones.

«Ahora mismo, no hay negociaciones, ya que los rusos han dicho que no a todo», indicó a Efe Malahifyi, en una conversación telefónica con Efe desde fuera de Siria.

Sin un acuerdo de tregua, el número de víctimas sigue aumentando, desde que el pasado día 15 de octubre, el régimen sirio lanzó una ofensiva militar para retomar los barrios rebeldes del este de Alepo.

Según informó hoy el Observatorio Sirio de Derechos Humanos al menos 851 personas, en su gran mayoría civiles han muerto en estos 25 días de bombardeos ininterrumpidos.

Según la ONG, 409 de los fallecidos eran civiles de las zonas orientales de Alepo que perecieron por los bombardeos y ataques de la artillería del régimen, mientras que otros 113, eran civiles de barrios controlados por las autoridades, que murieron por los obuses lanzados por los rebeldes.

Otras 13 personas fallecieron por ataques de la oposición armada contra el barrio de Al Sheij Maqsud de Alepo, habitado por una mayoría kurda y controlado por las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo.

En la ofensiva contra el este de Alepo, que ha permitido al régimen hacerse con el 75 % del territorio que controlaban los rebeldes, también han muerto 318 combatientes de las facciones insurgentes e islamistas, entre ellos diez de sus cabecillas militares.