Familia

Queridos Reyes Magos... «¡Mamá! ¿Y ahora qué pongo?»

Claves para ayudar a los niños con su carta de peticiones

Actualizado:

Queridos Reyes Magos... «¡Mamá! ¿Y ahora qué pongo?».

Muchos niños saben que en estas fechas ya tienen que tener sus cartas a punto para la llegada de sus majestades, pero no saben muy bien cómo hacerlo, ni qué contar. Según Sonia Pérez, responsable de contenidos de Imaginarium, es importante guiarles sobre cuántos regalos pedir y aprovechar la ocasión para aconsejarles que no solo pidan objetos materiales. «Si les decimos que los Reyes Magos tienen que llevar juguetes a todos los niños del mundo y que solo pueden pedir dos o tres, les estamos enseñando a priorizar y a no caer en el consumismo. Podemos darles la idea de que piensen algo que no sea un regalo para ellos y que sea un deseo para sus papás o para los abuelos, los primos u otros niños que no tienen tanta suerte como ellos. Así también les enseñamos a pensar en los demás y en qué cosas harían feliz a cada uno».

Asegura que es importante explicarles que aunque los Reyes son magos también hay muchos niños y que ellos son solo tres y tienen que organizarse para repartir todo en una noche. «También es conveniente contarles que los reyes siempre dejan sorpresas, cosas que ellos no han pedido, pero que, como son magos, saben que les van a encantar».

Respecto a cómo redactar la carta, señala que hay que dejarles libertad para la redacción. «No hay normas prefijadas y darles pautas puede coarta la creatividad de los niños —puntualiza Sonia Pérez—. Si les dejamos, seguro que nos sorprenden con cosas que nunca nos hubiéramos imaginado. Solo hay que guiarles para que piensen si se han portado bien, qué van a pedir para ellos y para los demás. La redacción debe ser libre. Podemos darles ideas, pero nunca guionizarla su carta».

Además, y en función del niño, los habrá a quienes les gustará incorporar dibujos, recortes, purpurina... y otros que prefieran expresar sus deseos mediante la palabra escrita. «Es importante dejar que se expresen como ellos se sientan más cómodos. También podemos invitarles a pensar con antelación cómo quieren hacerla, si quieren hacer algo especial para que puedan ponerse manos a la obra con antelación. Esto es muy positivo para trabajar la planificación y reunir, en su caso, todos los materiales que necesitará para hacerla realidad. Si el niño es muy pequeño, tendremos que ayudarle más, pero lo mejor es dejarles libertad creativa», aconseja la responsable de contenidos de Imaginarium.

Llegado el momento de entregar la carta Sonia Pérez afirma que lo mejor es preguntar al niño cómo quiere hacerlo. No hay que pasar por alto que hay pequeños a los que los Reyes Magos les dan miedo y preferirán entregarla en un buzón, mientras otros están impacientes por sentarse en las rodillas de sus majestades. «Siempre hay que respetar este aspecto en los niños para que lo disfruten plenamente sin forzarles a hacer algo que les produzca temor o rechazo», puntualiza.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia