Una herramienta desmonta el mito del malestar adolescente

El análisis de los datos identificó cuatro dimensiones que responden a los aspectos fundamentales del bienestar: la autoaceptación, las relaciones interpersonales, la autonomía y capacidad para tomar decisiones, y el desarrollo vital

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Investigadoras de la Universidad de Córdoba (UCO) han desarrollado una nueva herramienta que muestra que la adolescencia es una etapa de alto bienestar y destierra así el mito de ser un periodo de malestar e inseguridades.

Las posibilidades estadísticas que ofrece esta nueva herramienta, creada por las doctoras Rosario Ortega Ruiz, Carmen Viejo y Mercedes Gómez López, han sido publicadas recientemente en la revista «International Journal of Environmental Research and Public Health».

En concreto, este método permite realizar estudios más concretos, adaptados a la población adolescente, y facilitar su combinación con la medida de otras variables necesarias para obtener una visión científica y completa de la etapa de la adolescencia.

Para la puesta en marcha de este instrumento, se ha trabajado con una muestra de 1.590 adolescentes andaluces, de los cuales el 51 por ciento eran chicas, con edades comprendidas entre los 13 y los 19 años. El análisis de los datos identificó cuatro dimensiones que responden a los aspectos fundamentales del bienestar: la autoaceptación, las relaciones interpersonales, la autonomía y capacidad para tomar decisiones, y el desarrollo vital.

El instrumento se materializa en un cuestionario de 20 ítems validado estadísticamente y reconocido científicamente por sus propiedades psicométricas. Al ser un cuestionario de formato corto, esta herramienta permitirá valorar el nivel de bienestar de los y las adolescentes y medirlo en relación con variables como las relaciones de pareja, el éxito personal o el consumo de drogas, entre otros.

«Los adolescentes tienen un nivel de bienestar alto, una percepción positiva de sí mismos y de sus relaciones sociales, y son capaces de controlar su comportamiento y de tomar decisiones importantes. Por todo ello, aunque en esta etapa del desarrollo los jóvenes se enfrentan a numerosos cambios y riesgos presentes en la sociedad, no todo termina ahí, y es un periodo vital de transición a la edad adulta muy positivo, con muchas potencialidades», ha zanjado la doctora Gómez.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia