Claves para evitar que niños y adolescentes sufran patologías de espalda

Un objetivo que para el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) pasa por la prevención y los buenos hábitos

Actualizado:

Lengua, matemáticas, plástica, conocimiento del medio, ciencias sociales, música… Desde que se inicia la etapa escolar a los tres años de edad, son muchas las horas que los niños, y después adolescentes, pasan sentados y la significativa falta de actividad física, puede acabar produciendo futuras lesiones de espalda en ellos.

Por este motivo, y para evitar dolencias que se prolonguen a la edad adulta, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM), puso en marcha en 2009 una campaña centrada en los más pequeños de la casa. La iniciativa, centrada en la prevención del dolor de espalda en escolares, este año ha celebrado su décimo aniversario con un foro y que ha enseñado ya a más de 175.000 escolares la importancia de moverse para prevenir lesiones y seguir sanos.

El encuentro ha contado con la participación del consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid (CAM), Enrique Ruiz Escudero; el ex decano del CPFCM, Javier Sainz de Murieta Rodeyro; la jefa de la Unidad Técnica de Educación Especial y Orientación Educativa de la Consejería de Educación e Investigación de la CAM, Yolanda Sánchez Muñoz; el ex secretario general y responsable de la iniciativa en los últimos años, José Santos Sánchez-Ferrer, y la actual decana de la Institución, Aurora Araújo Narváez. Declarándose comprometidos con la iniciativa, los cinco expertos han hecho hincapié en la importancia de la prevención para evitar que los jóvenes del presente se conviertan en los adultos con dolencias en el futuro.

Diez años luchando contra los malos hábitos

El protagonista de esta iniciativa es «Zgmrtsglub», un simpático marciano que viaja a nuestro planeta y descubre que los humanos llevamos unos hábitos dolorosos. Según datos del CPFCM basados en entrevistas realizadas a padres y docentes, un 25% de los niños se lavan los dientes encorvándose sobre el lavabo con las piernas flexionadas, un 52,6% se sienta a desayunar con la espalda apenas recta y el 46,1% se incorpora de la cama de frente y apoyando los pies dentro de la misma.

La situación en el aula no mejora mucho más. El 65% de los alumnos se sienta al entrar en el aula desplomándose en la silla y un 54,6% permanece en una mala postura durante el desarrollo de las clases marcadas a lo largo de la jornada escolar.

El pequeño ser verde, sorprendido para mal ante esta preocupante situación, lleva diez años esforzándose para cambiar un problema que aún puede solucionarse. Gracias al material divulgativo que narra las aventuras de este simpático ser, el CPFCM busca disminuir la incidencia del dolor de espalda en los más pequeños de la casa.

«Es importante empezar a crear ciudadanos más expertos, más concienciados de su salud y que piensen mucho más en el autocuidado», ha señalado Ruiz Escudero.

En su décimo aniversario, la iniciativa puede presumir de haber cosechado unas cifras celebradas por sus creadores: dos tercios de los progenitores afirman que la campaña ha influido bastante en la mejora de su grado de conocimiento de la higiene postural para prevenir las dolencias de espalda en sus hijos y en el caso de los docentes esta cifra asciende hasta el 86,7% de quienes participaron en ella.

Claves para evitar patologías de espalda

Las recomendaciones dadas por este simpático visitante y por los especialistas que respaldan sus consejos pasan por tener en cuenta que los fisioterapeutas creen fielmente en la prevención y en el poder que tienen los ciudadanos en su propio cuidado personal.

Desde niños. Este es un punto clave en la campaña que muestra a los más pequeños que siguiendo unos sencillos pasos pueden prevenir futuros dolores de espalda que van a hacer de ellos personas que cargarán con una enorme dolencia. Entre las recomendaciones dadas por los especialistas se encuentran las siguientes:

1. Llevar el material escolar adecuadamente. Recomendar a los jóvenes no cargar la mochila en exceso y llevarla bien colocada puede evitar que sufran dolores de espalda en el futuro. Dos sencillos gestos pueden revertir una situación hoy evitable.

2. Coger objetos de forma correcta. Se cae algo al suelo o se produce una situación en la que el niño tiene que agacharse, ¿qué ocurre en este tipo de supuestos? Agacharse recto y flexionando las piernas será la forma más correcta de hacerlo.

3. Sentarse bien. En clase, en el patio, en casa. Los niños pasan muchas horas al día sentados y hacerlo mal puede provocar molestias en su espalda, sentarse de forma correcta puede ahorrar que se conviertan en adultos que carguen en su espalda con los malos hábitos que han tomado cuando eran jóvenes.

«Nuestro objetivo es ayudar a los niños y usarlos como comisarios de las familias», apunta Sainz de Murieta Rodeyro. «Sabemos que el niño que aprenda estas cosas va a decirle a sus padres: “papá, así no te puedes agachar”. “Papá, así no te coloques que te va a doler la espalda”. Y eso es meter un pequeño comisario en las familias que de la barrila a los progenitores y les eduque en los hábitos posturales».

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia