Las 5 claves del éxito del programa contra el acoso escolar KiVa

Brains Internacional School explica cómo han implantado el exitoso método finlandés que termina con el bullying

MADRIDActualizado:

El colegio debe ser un espacio en el que los niños deben disfrutar, aprender y ser felices. Sin embargo, en algunos casos el aula puede convertirse en la mayor pesadilla para algunos niños. En un escenario de víctimas y agresores, el programa finlandés contra el acoso escolar KiVa no se centra solo en la figura del acosador-acosado, sino también en los grupos que lo observan, lo refuerzan o colaboran y que con su indiferencia apoyan de forma indirecta este tipo de actitudes. El grupo educativo Brains International School es pionero en España en poner en marcha este programa para la prevención del acoso escolar.

«El acoso escolar es un comportamiento grupal. Todos los niños forman parte del bullying, ya sea en forma de agresores, víctimas u observadores», explica Ana Herrero, psicóloga y coordinadora del departamento de Orientación del grupo Brains International School. «La clave del éxito del programa KiVa es que centra gran parte de sus esfuerzos en sensibilizar a los niños que presencian los episodios de acoso escolar. De esta forma, se intenta que estos niños no permanezcan indiferentes ante el acoso, muestren su rechazo y apoyen a la víctima», añade.

¿Qué diferencia a KiVa de otros programas?

El programa educativo finlandés KiVa ha sido desarrollado por la Universidad de Turku en colaboración con el Ministerio de Educación y Cultura del mismo país. La principal diferencia respecto a otros métodos es que su efectividad ya ha sido demostrada. El método ha sido evaluado en ensayos extensivos controlados con más de 30.000 alumnos de intervención y 30.000 de control. Además, tras varios años de funcionamiento ha demostrado que es posible reducir el acoso, minimizar los efectos negativos y mejorar la convivencia escolar cuando se aplican acciones de forma estructurada y sistemática, implicando a toda la comunidad educativa.

El programa KiVa no solo trabaja la prevención del acoso escolar en el aula, sino que también ofrece herramientas a los docentes para intervenir en los casos en los que ya se ha producido el acoso. En este sentido, se ayuda a las víctimas en los síntomas que acompañan al acoso escolar como la ansiedad, la depresión o la inseguridad, y se dota de habilidades al acosador para expresar sus sentimientos de otra forma.

En España, este curso se ha podido acceder por primera vez a los materiales del programa finlandés no solo en inglés sino también en español. El grupo educativo Brains International School es pionero en la implantación del programa KiVa en las aulas y ha empezado a trabajar con esta metodología este curso.

«En Brains International School estamos comprometidos con la tolerancia cero al acoso escolar y somos pioneros en la puesta en marcha en España del Proyecto KiVa. Este trabajo sistemático en el reconocimiento de emociones e inteligencia emocional supone la interiorización de valores relativos a la convivencia y las relaciones interpersonales que refuerzan nuestro Programa de Valores y Desarrollo Emocional y Social, con el objetivo último de formar personas respetuosas, empáticas, solidarias, comprometidas, dentro de un entorno seguro, como debe ser siempre el espacio escolar», explica Ana Herrero.

Las 5 claves del éxito del programa

• Formación a los docentes: El programa ofrece herramientas a los profesores para identificar los casos de acoso escolar, intervenir en caso necesario e influenciar a los alumnos para rechazar este tipo de comportamientos.

• Inclusión de la comunidad educativa: Los ejes centrales del programa finlandés son involucrar a todos los estamentos relacionados -docentes, alumnos, padres y agresores- y movilizar a los niños que presencian las agresiones a rechazar estas actuaciones, aunque no participen en ellas de forma directa.

• Prevención: Empezar a trabajar desde la infancia con los niños estos aspectos en el colegio es clave. A través de juegos y ejercicios se les enseña a ver con malos ojos los abusos de los acosadores y gestionar mejor sus emociones. Solo a través de la prevención se sensibiliza a los alumnos y se consigue que rechacen estos comportamientos.

• Seguimiento: Se evalúan de forma continuada los cambios que se van produciendo en los alumnos. De esta forma, se comprueba por ejemplo el nivel de rechazo de los alumnos ante las actitudes abusivas de los agresores.

• Metodología: El programa KiVa es un método estructurado y de fácil implementación en los centros educativos. De hecho, el 90% de los colegios de Finlandia han adaptado esta metodología.

«El acoso escolar es uno de los grandes problemas en el entorno educativo. La tolerancia cero a este tipo de iniciativas es la que debe guiarel comportamiento de los alumnos. Además, se debe responsabilizar a los alumnos agresores y trabajar con ellos la empatía para que sean capaces de entender el sufrimiento que ocasionan», concluye Ana Herrero, psicóloga y coordinadora del departamento de Orientación de Brains International Schools.