Xisca durante el partido del pasado domingo
Xisca durante el partido del pasado domingo - EFE
GENTE

Xisca Perelló vuelve a reinar en la grada

La novia de Rafa Nadal acaparó la atención de las cámaras durante la final del Masters 1000 de Montecarlo

MadridActualizado:

Sólo hay una circunstancia en la que la prudente Xisca Perelló (26 años) se permite que el entusiasmo pueda con su habitual contención: cuando su novio Rafa Nadal (29) se hace con el último punto en la final de alguno de los grandes torneos de tenis (Grand Slam, Masters 1000) y, tras alzar los brazos al cielo, salta a la grada para celebrarlo con los suyos. Es entonces cuando Xisca le agarra la cabeza y le regala un apasionado beso, que, en las horas sucesivas, da la vuelta al mundo multiplicado en miles de imágenes. Así sucedió en la final de Roland Garros de 2012 y así fue el pasado domingo en el Abierto de Montecarlo.

El beso de la victoria
El beso de la victoria - EFE

Si con este triunfo –el noveno en el principado– Rafa se ha liberado de dos años de sequía, Xisca, o «Mery», como el campeón llama cariñosamente a su novia de toda la vida, ha vuelto a reinar en la grada y, en cierto modo, a su pesar. Hace poco más de una semana a duras penas conseguía librarse del photocall de rigor previo a la cena que tuvo lugar en el restaurante Zelos de la capital monegasca. Por allí pasaron las primeras raquetas del tenis mundial, algunos acompañados por sus novias o esposas, encantadas de posar con su pareja. Xisca, sin embargo, se resiste a restar protagonismo al mejor tenista español de todos los tiempos. Sigue con su máxima de discreción y silencio, la mejor estrategia para una vida tan exigente como la de su célebre novio.

De Londres a la fundación

Poco trasciende sobre el día a día de esta mallorquina. Hija del constructor Bernat Perelló y de María Pascual, una funcionaria local de Manacor, e íntima amiga de Isabel Nadal, hermana de Rafa, en 2012 se instaló en Londres tras licenciarse en Administración y Dirección de Empresas. Durante seis meses trabajó en la delegación de Mapfre en la capital británica. Antes había ejercido como relaciones públicas en la Copa del Rey de Vela de Palma. Tras su paso por la compañía de seguros, se sumó a la Fundación Rafa Nadal (instituida en 2008), como directora de integración social. En mayo del pasado año, la pareja debutó como anfitriones de la primera gala internacional de la entidad, en el Hotel Intercontinental de París. 400 invitados pudieron comprobar que Xisca dejó de ser únicamente la reservada «novia de Rafa».