Pepe 'el Marismeño',
Pepe 'el Marismeño', - FOTO/RAÚL DOBLADO

Pepe 'el Marismeño': «A Carmina Ordóñez y a mí nos unió la droga»

El artista desentierra viejos fantasmas y desvela secretos de su historia con fallecida Carmina Ordónez

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El que fuera pareja de la fallecida Carmina Ordóñez, Pepe 'el Marismeño', José Luis Gómez, ha roto años de silencio en la revista 'Diez Minutos', y tras hacer más de dos décadas desde que se conocieron y 12 años del fallecimiento de una de las mujeres populares con más belleza y personalidad en nuestro país, que llegó a marcar una época en la crónica social española, el cantante reaparece para hablar de la relación que mantuvieron durante más de dos años, del consumo de drogas y también de la relación que ella tenía con sus hijos, Fran y Cayetano Rivera, y Julián Contreras.

Años después de aquella vida loca y con Carmina en el recuerdo, 'El Marismeño' concede una entrevista valiente en la que narra sin censura muchos secretos que compartió con Carmina, una mujer veinticinco años mayor que él con la que disfrutó de unos unos años llenos de excesos.

Su aparición junto a ese titular: « A Carmina y a mí nos unió la droga», ha sorprendido a muchos ya que no es la primera vez que el artista flamenco lo hace. Como ya sucediera en años anteriores, nunca dudó en protagonizar portadas y hablar del pasado, aunque sin rencor, reconociendo que con Carmen consumió droga «durante mi relación con Carmina Ordóñez fue cuando peor estuve de salud», decía en pasadas entrevistas enfatizando que para ser más exactos en cuanto a salud se refería, tenía por nombre cocaína. Lo que sí hay que reconocer de Pepe es que ha sido de los pocos en reconocer que en la clínica donde se

El mensaje de Pepe «El Marismeño» tiene de positivo que se habla de forma clara sobre las drogas, que cuando se trataba no ingresaba por depresión, sino por adicción. José Luiz Gómez deja los titubeos para otros escenarios y siempre ha contado abierta y públicamente el infierno que supone caer en las redes de ese mundo. «Pero uno no se cura en quince días, hace falta mucho tiempo, años para salir de este horror», insistía y vuelve a recordar en esta entrevista para el medio citado.