Brigitte Bardot, originalmente Camille Javal, actriz, retratada aquí en una toalla, tomando el sol en la playa - Bettmann Archive / Vídeo: Cada agosto se celebra el día internacional del Topless

El ocaso del topless en Francia

La liberación de hace tres décadas en las playas se ha transformado en una agresiva amenaza

Corresponsal en ParísActualizado:

Una gran mayoría de mujeres europeas estiman que el topless es una tendencia arcaica, pasada de moda y alejada de las nuevas formas de vida y comportamiento. Según un estudio realizado por el Institut français d’opinion publique (Ifop), realizado por cuenta de «Vie Healthy», solo un 15 % de las italianas, un 19 % de las inglesas, un 22 % de los francesas y un 34 % de las alemanas dicen practicar el topless. Según el mismo estudio, el topless todavía cuenta con los favores o simpatía del 48 % las españolas.

Entre las francesas, el topless solo cuenta con alguna simpatía entre las señoras y señoritas de «cierta edad». Entre las mujeres de menos de 30 años, apenas el 13 % de las francesas y el 20% de las europeas se dicen dispuestas a bañarse con los senos desnudos. Hace apenas veinte años, esa proporción era superior al 45 %. Según el estudio del Ifop, las mujeres de 50 a 60 años, o más, son las más dispuestas a mostrarse con los senos al aire.

¿Porqué ha dejado el topless de ser tendencia? El estudio del Ifop avanza razones de muy diversa índole. El 56 % de las francesas dicen pensar que el topless puede ser nocivo para la salud… Varios estudios más o menos científicos sugieren que la exposición persistente de los senos desnudos, al sol, pueden provocar enfermedades. El fantasma del cáncer parece suscitar una inquietud entre las francesas.

Un 35 % de las francesas dicen sentir un incremento de «miradas fuera de lugar» y se sienten molestas con las miradas «concupiscentes» . ¿Son los hombres de hoy más «deshonestos» que los de hace veinte años?

Un 28 % de las francesas tampoco aprecia los comentarios desafortunados sobre su físico y su intimidad… En ese capítulo se confunden varios factores sobre la evolución de la sensibilidad femenina francesa. Aumenta la sensibilidad hacia la silueta.

Un 27 % de las francesas dicen temer agresiones verbales. Desde la óptica femenina, la liberación masculina se ha convertido en una «plaga» nefasta, peor que vulgar y obscena. Y las mujeres se sienten agredidas de manera creciente, en la calle, en la playa, en los transportes públicos.

Un 23 % de las francesas temen ser acusadas de un comportamiento «indecente» entre sus amigos y familiares. La liberación de hace treinta años se ha transformado en una amenaza. El turismo de masas ha favorecido una suerte de crecimiento espectacular de unas libertades donde se confunden la vulgaridad y el mal gusto, en detrimento de los comportamientos liberales de otro tiempo.