Tamara Rojo
Tamara Rojo - GTRES

El noviazgo de Tamara Rojo con un bailarín que ha hecho temblar los cimientos del English National Ballet

La directora de la compañía y bailarina española ha defendido su romance contra las críticas que la acusan de favoritismo y de conflicto de intereses

MADRIDActualizado:

La bailarina española Tamara Rojo (43 años), directora del English National Ballet desde 2012 y Premio Príncipe de Asturias de las Artes, está viviendo un momento muy dulce en lo personal. Está locamente enamorada de su compañero de profesión Isaac Hernández.

La artista nunca fue de mantener relaciones con bailarines, pero en él encontró a alguien que la «entiende» y la «respeta». «Normalmente no salía con ellos porque quería ampliar mi mundo con gente que se dedicase a otras cosas, pero ahora estoy enamorada de uno de ellos. He tenido la suerte de encontrar a un compañero que entiende mis necesidades y las respeta. Soy una mujer satisfecha», explicaba a la revista «Elle».

Sn amor no ha estado exento de polémicas y ambos han tenido que defenderse constantemente de las críticas por la diferencia de edad que les separa, él es 16 años menor que ella. Según publica «The Telegraph», Rojo ha asegurado que se siente muy afortunada de tenerle. «En muchos sentidos él es más grande que yo. De una manera extraña, es perfecto, como debería sentir una buena relación. La brecha de edad no parece estar en nuestra relación, aparte de ser positiva».

Por si fuera poco, las críticas que han recibido por su relación también apuntan a que hay un conflicto de intereses al ser ella la directora de la compañía, donde trabaja Hernández como bailarín. De hecho, el mes pasado salió a la luz que en dos años el English National Ballet había perdido un tercio de sus bailarines como consecuencia de la relación.

«Ha ganado todos los premios que posiblemente pueda ganar, era una estrella de pleno derecho antes de llegar a ENB. Ni siquiera hay posibilidad de conflicto», se ha defendido Rojo ante las acusaciones. Aún así, las críticas no han cesado y varios bailarines han asegurado que Hernández, desde que sale con Rojo, se volvió más «arrogante». «Hace que la gente se sienta muy incómoda y evita que los bailarines hablen libremente entre ellos», afirmaron.