Lucía Dominguín
Lucía Dominguín - HUGO FERNÁNDEZ VALEIRAS

Lucía Dominguín: «Nunca me acostumbraré a estar sin Bimba»

La madre de la fallecida modelo busca la paz en Valencia, donde vive con su hermana Paola

MADRIDActualizado:

No ha ganado la VIII edición de Land Rover Discovery Challenge, pero ha tenido la satisfacción de ver a su hermana con el triunfo en las manos. Y es que Lucía y Paola Dominguín hace tiempo que se volvieron inseparables: viven juntas en Valencia y comparten las penas y alegrías en el seno de su singular familia.

Ha pasado unos días de auténtica aventura por tierras españolas y portuguesas pilotando uno de los Land Rover Discovery que participó en la última Challenge. ¿Le va eso de tirarse en tirolina o conducir por terrenos nada amistosos?

Soy una mujer que ama la aventura, lo que pasa es que muy pocos me conocen como soy realmente hasta el punto de que ni yo misma lo sé. He sido madre de cuatro hijos y con ellos he viajado por el mundo y he participado en muchas gymkanas, además de haber pasado parte de mi vida viviendo en el campo, pero en el campo de verdad nada de un chalet con las comodidades propias. Es verdad que hasta la fecha no me había lanzado por una tirolina, pero me atrevo con todo, porque no soy de sentir miedo.

Es verdad que Lucía Dominguín es la más desconocida de una familia donde todos han brillado con luz propia. Desde sus padres a sus hermanos sin olvidarme de su hija Bimba.

De hecho, pones en internet las palabras madre de Bimba u Olfo y salen o mi hermano o mi madre.

¿Esa ausencia de popularidad le ha permitido tener la vida que ha querido?

Exacto. Me ha encantado vivir en el anonimato porque es mucho más cómodo.

Usted en su día hizo sus pinitos como modelo y también probó fortuna como empresaria.

He hecho de todo en esta vida hasta el punto de que un día me dijeron que tenía que hacer un currículum sobre mis trabajos y allí me percaté de todo lo que había hecho a pesar de que no tengo diploma de nada.

¿Y cuál es su momento actual?

Estoy en una fase de incógnita, pero muy bonita ya que vivir con mi hermana Paola está siendo muy dulce y como estamos muy unidas resulta fantástico.

Ha dejado los fríos de su vida en una localidad segoviana por el microclima de Valencia. Sin duda un cambio radical, por lo menos de temperatura.

En Segovia he tenido frío interno y externo, pero me ha servido para aprender mucho y dar la vuelta a la tortilla, algo que hacemos muy bien los españoles y más cuando eres madre de familia numerosa.

¿Lo suyo con Paola ha sido una amistad desde niñas o más bien se han reencontrado en este momento de la vida?

Siempre nos hemos llevado bien y hemos estado en contacto. La nuestra es una familia extraña, pero eso no quita que estemos al tanto de todo lo que nos ocurre y nos apoyemos mutuamente aunque no se haga de forma pública y notoria porque son cosas personales y privadas. Cuando volví de México en los años 80 viví la movida de Madrid junto a mi hermana, aunque ella estudiaba en París con Marcel Marceau, pero compartíamos un piso en Madrid. Resultó ser la primera vez que vivimos en el centro de la ciudad. Hoy de nuevo a mis 60 años, me he instalado en el centro de Valencia viviendo la maravilla de una ciudad amable y dulce que te permite ir andando o en bicicleta a todas partes sin sufrir el tráfico de Madrid. A mi edad creo que me merezco poder estar las tardes de charla con los amigos y tener esa calidad de vida.

También creo que se merecía un cambio radical después de todo lo que ha pasado.

Creo que los cambios vienen porque te toca o te los mereces. A mí me ha pasado ahora cambiar totalmente mi forma de ser y es bueno, porque el cerebro te despierta otras cosas que, como a mi edad las hormonas ya van por otro lado o directamente no hay, te desaparece el pudor que tenía antes y te da mucha tranquilidad.

¿Pudorosa y tímida? Cuesta creer en una Dominguín.

Lo he sido y mucho. Date cuenta que soy muy alta y todo el mundo me miraba cuando llegaba a los sitios, pero yo prefería pasar desapercibida. A eso hay que añadir que tengo la cara de mi hermano y todavía me miraban más.

Hay quien considera que no son una familia al uso. ¿Le molesta?

Es que no lo somos, aunque tampoco sé cómo es una familia normal. Yo conozco mi familia y es verdad que cuando cuentas que tu padre era torero y mi madre una diva no son respuestas corrientes. Hemos crecido con unos personajes en la casa que no son muy frecuentes.

La familia que usted ha creado con sus diferentes parejas también se sale del molde. ¿Está satisfecha de la vida que ha tenido hasta ahora?

Sí. No me arrepiento de nada salvo una época que prefiero no contar y que fue hace mucho tiempo, pero incluso creo que no me arrepiento.

El año pasado su hija Bimba Bosé ganó la Land Rover Discovery Challenge a pesar de su enfermedad. Nos dio toda una lección de coraje y normalidad que jamás olvidaremos.

Bimba está aquí, está con nosotros.

Han pasado unos meses tras su pérdida y no sé si quiere hablar de ella.

Eso es mío, no voy a hablar nada.

¿Se acostumbra a vivir sin ella?

Nunca me acostumbraré, es imposible. Te puedes acostumbrar a la pérdida de una madre porque es lo normal, pero a esto no te puedes acostumbrar.

La muerte de David Delfín supongo que habrá removido muchos sentimientos.

Por supuesto. Eran muy amigos y prefiero cortar este tema aquí porque no quiero seguir más.