ABC

Indignación por la petición de «limpieza de mendigos» en Windsor antes de la boda real

Se espera que decenas de miles de turistas desembarquen en la ciudad a orillas del río Támesis para ser testigos de la boda entre el príncipe Harry y Maghan Markle

MadridActualizado:

El líder del distrito real de Windsor y Maidenhead, Simon Dudley, ha pedido a la policía local que «limpien» las inmediaciones del palacio de mendigos y personas sin hogar antes de la boda real entre el príncipe Harry y Meghan Markle, que se celebrará el próximo mes de mayo. Dudley escribió a la policía para pedir una rápida acción de los agentes contra la «mendicidad que se acumula en las calles», alegando que transmiten una «imagen perjudicial» para el país.

Según los informes se espera que decenas de miles de turistas desembarquen en la ciudad a orillas del río Támesis para ser testigos de la boda del príncipe Harry y Meghan Markle, que se celebrará el 19 de mayo en la capilla de San Jorge, situada en el castillo de Windsor. Este castillo, fundado en el siglo XI, es una de las residencias principales de la familia real y donde la Reina Isabel pasa la mayoría de los fines de semana y periodos vacacionales. Está abierto al público y atrae a cera de millón y medio de visitantes al año.

La carta de Dudley dirigida a la policía local, agradece el servicio de los agentes de proteger a la comunidad y enumera una serie de servicios que están a disposición de personas sin hogar, como un refugio nocturno de emergencia o un servicio de apoyo para drogas y alcohol. «La falta de vivienda es completamente inaceptable en una comunidad cariñosa y compasiva como la nuestra», explica a través de la carta. Sin embargo, continúa diciendo que el concilio tiene evidencia de que «una gran cantidad de adultos que mendigan en Windsor no están en realidad sin hogar, y si no tienen hogar eligen rechazar todos los servicios de apoyo. Este grupo de personas, por lo tanto, viven en la calle como elección voluntaria».

Dudley también expresó su preocupación por la «cantidad de bolsas y suciedad que estos mendigos acumulan y dejan en nuestros pavimentos», y añade «Obviamente, el nivel de interés turístico se multiplicará con la boda real que se celebrará en mayo de 2018, y ha aumentado la preocupación de nuestros residentes con respecto a su seguridad. La situación de los mendigos ofrece la visión de una bella ciudad bajo una luz tristemente desfavorable». Sugiere que la policía use su poder y aplique la Ley de Comportamiento Antisocial y Delito que criminaliza la mendicidad.

Murphy James, director del Proyecto de Personas sin Hogar de Windsor, reconoce que se ha producido un aumento en la cantidad de personas sin hogar en la ciudad durante el año pasado, sin embargo cree que no se puede utilizar esa ley contra los mendigos puesto que «significa tratar a las personas como si estuvieran cometiendo un delito, mientras que no hay nada malo en lo que están haciendo», aseguró. «No deberíamos demonizar a estas personas, sino preguntarles qué podemos hacer para ayudar».