David Delfín y su pareja, Pablo Sáez
David Delfín y su pareja, Pablo Sáez - INSTAGRAM

El emotivo vídeo de David Delfín del que todo el mundo habla

Su pareja, Pablo Sáez, muestra su lado más cariñoso en una publicación que ha compartido en su cuenta de Instagram

MADRIDActualizado:

David Delfín y su pareja, Pablo Sáez, derrochan amor por todos los poros de su piel. Una prueba más de ello es el vídeo que ha subido su novio a su cuenta de Instagram, en la que se le puede ver acariciando la mano y el brazo del diseñador.

«Ñoñerías en domingo», escribía en la publicación que acompañaba al documento gráfico y que ya cuenta con más de 4.900 reproducciones y casi llega al centenar de comentarios. Desde que le detectaron tres tumores en el cerebro el pasado año, Sáez ha sido su mayor apoyo.

De hecho cuando operaron al modisto en 2016, Sáez no se separó de él en ningún momento. Incluso, tras la intervención, se hicieron unas fotografías juntos en las que demostraban el amor que sienten el uno por el otro.«Fue una cosa íntima, sin pensar en que se iban a publicar. Era algo nuestro, de los dos. Para recordar momentos. Nos pareció que dentro de la dureza tenían... no sé si decirte belleza, pero sí mucha verdad», decía en una entrevista que concedió a la revista «Vogue», explicando las imágenes que tanto sorprendieron.

Últimas apariciones

Los últimos tiempos no han sido fáciles para David Delfín, sobre todo después de que hace cinco meses tuviese que decir adiós a su gran amiga Bimba Bosé. Tras su tanatorio, el modisto no ha vuelto a aparecer en ningún acto público, en parte por su débil salud.

Aunque intenta mantenerse alejado de los eventos y las cámaras mientras lucha contra tres tumores cerebrales (dos de ellos inseparables), el diseñador continúa reuniendo a sus amigos cuando se encuentra con fuerzas. De hecho, el destino es tan caprichoso que el día antes de que su musa falleciera, Delfín y su pareja Pablo Sáez reunieron a varios amigos en su casa para celebrar la llegada del 2017, ya que el mismo 31 de diciembre no se encontraba con fuerzas para hacerlo.