Matthias Kühn en Ibiza
Matthias Kühn en Ibiza - ABC

El Ayuntamiento de Palma trunca los planes urbanísticos de Matthias Kühn

El pueblo español no será residencial, el consistorio niega la construcción de cuarenta viviendas

Actualizado:

Si el pasado 9 de julio este periódico contaba que las « deudas persiguen al novio millonario de Norma Duval» y que el empresario había presentado el concurso de acreedores voluntario para una de sus sociedades, Matthias Kühn Inversiones S.L., el Boletín Oficial del Estado del pasado 1 de agosto anunciaba que otras cuatro de sus sociedades también salen a concurso.

Matthias Kühn forma parte de la lista de morosos de Hacienda con una deuda de 3,8 millones de euros. Según el Registro Mercantil, Matthias Kühn controla un grupo de 31 sociedades en las que se incluyen las cuatro que acaban de salir a concurso -Punta Manresa S.L., Birdie Son Vida S.L., Residencias Betlem S.L. y Werner Investments S.L.-, todas ellas con domicilio social en el Pueblo Español de Palma. Al parecer, la deuda con el Fisco, los 40 millones de euros que acumulaba en deudas Matthias Kühn Inversiones S.L. (22 de ellos a los bancos) y otras deudas que se han generado en estas últimas cuatro sociedades han forzado a Kühn a pedir el concurso, ante la amenaza de acreedores y bancos de comenzar a embargarle sus bienes personales.

Según fuentes consultadas por este periódico, el declive de Kühn comenzó en 1999, cuando el empresario compró 46.000 metros cuadrados con vistas a Port de Sóller, que estaban calificados como suelo urbano y que en 2008 le recalificaron como rústico. Desde entonces, Kühn no ha parado de pagar un IBI de 10.000 euros al año por un terreno que no puede explotar. En él quería construir 33 villas de lujo con vistas panorámicas al mar. «Era la inversión definitiva de Kühn, con ella pretendía forrarse», cuentan desde la isla de Palma. Ayer, el abogado del empresario, Jorge Sainz de Baranda, hacía referencia a esta operación, por la que su cliente considera que se le tendría que haber indemnizado con 99,8 millones de euros, cifra que Kühn estimó en su momento que sacaría construyendo y vendiendo estas viviendas.

Otro varapalo empresarial

Con estos activos a los que no saca rentabilidad y otros terrenos en la zona de Son Vida con los que le ha sucedido algo similar, Kühn «se ha visto ahogado por las deudas».

Este anuncio en el BOE coincide con la negativa por parte del Ayuntamiento de Palma al que iba a ser su próximo proyecto urbanísitico: la construcción de 40 viviendas de lujo en El Pueblo Español, que el empresario gestiona desde hace varios años a través de Kühn & Partner S.L. Tal y como informó el pasado jueves el «Diario de Mallorca», para este proyecto era necesaria una modificación del Plan General de Ordenación Urbana, «que cambiara su calificación de recreativa privada a residencial, un paso que el Ayuntamiento de Palma ya ha manifestado que no está dispuesto a dar porque no hace urbanismo a la carta cuando es un interés particular el que lo anima y no uno general marcado por las necesidades reales de la ciudad».

El Pueblo Español es uno de los rincones turísticos más representativos de Palma. En él se reproducen los edificios, plazas y calles de España. Los residentes habrían podido elegir entre una casa con vistas al Patio de los Arrayanes de La Alhambra o a La Giralda de Sevilla, una solución para este complejo cultural que Kühn aseguró que podría «tener éxito».

Con este nuevo revés, Kühn sigue acumulando problemas, deudas y concursos de acreedores. Parece que lo único que le mantiene en pie es su reconciliación con Duval después de anular (por tercera vez) a principios de año su compromiso matrimonial. Hace unos meses se daban otra oportunidad, pero el «sí, quiero» tendrá que esperar.