La célebre pareja en la reciente gala del Met, en Nueva York
La célebre pareja en la reciente gala del Met, en Nueva York - reuters

FKA Twigs denuncia más ataques racistas de admiradores de Robert Pattinson

La cantante británica, en una entrevista a «The New York Times», dice que, pese a todo, su amor le compensa y es feliz

Actualizado:

Si Robert Pattinson(Londres, 1986) no se hubiera cruzado en su vida y si no se hubieran enamorado, Tahliah Debrett Barnett (Reino Unido, 1988), más conocida como FKA Twigs, estaría cómodamente instalada en su estatus de estrella del pop en su vertiente más underground. Ahora Tahliah ha pasado al nivel de famosa y de «novia de...». Y para su desgracia, el hombre que está a su lado no es un tipo cualquiera: Pattinson es uno de los actores que más pasiones levanta entre una legión de admiradores, no todos demasiado cuerdos.

En agosto del pasado año se hizo público su romance después de que se viera a la cantante británica y al actor paseando por Nueva York. El vampiro de «Crepúsculo» encontró consuelo en ella después de un largo noviazgo con la actriz Kristen Stewart. Pero, al parecer, Tahliah no es del gusto de todos y en los últimos meses ha recibido numerosos ataques racistas a través de las redes sociales, sobre todo Twitter e Instagram.

De padre jamaicano y madre de ascendencia británico-española, la cantante es señalada por su aspecto y color de piel. «No te deseo el mal, pero espero que un tren te pase por encima de esa cara de mono que tienes». «Eres como un mono, no puedo creer que Rob te bese». «Un mono es más guapo que tú». «Eres demasiado fea, no deberías estar con Robert Pattinson».

La británica reaccionó con sorpresa e indignación a tales ataques, y optó por no escondoerse y lucir con orgullo su físico en las redes. Ahora, meses después, el acoso sigue, tal y como ha manifestado en una entrevista publicada este fin de semana a «The New York Times». No sólo maneja su carrera musical tal y como ella desea, sino que, desde que es novia de Pattinson, se las tiene que ver con todo lo que rodea al hecho de ser famosa: paparazzi, revistas de cotilleos, comentarios denigrantes en internet y opiniones sobre su aspecto y sus gustos. En la alfombra roja de la última gala del Met, la joven lució un arriesgado vestido con dibujos de Christopher Kane, donde aparecía un pene. Pero en FKA Twigs todo es arriesgado. «A veces, deseo dejarlo todo. Te entran ganas de aplastar tu cara contra el espejo», confiesa. Define el acoso de los seguidores de Pattinson como «implacable», pero sabe lo que quiere: «No quería que mi vida tomara esta dirección, aunque vale la pena. Soy feliz». Y asegura que no se traicionará a sí misma: «No voy a hacer canciones o bailes para demostrar que no soy un mono».

En junio recalará en Barcelona, dentro de la programación del Sonar, una parada de su gira «Congregata». Mientras, prepara su boda hippy con Pattinson en la campiña inglesa. Según el portal «E! News» latino, tal es el enamoramiento de Robert Pattinson, que ni siquiera ha contemplado la manera de blindar su fortuna de más de 60 millones de dólares con un acuerdo prematrimonial, tal y como hacen buena parte del star-system. «Rob es un hombre tradicional y está locamente enamorado de ella por lo que no lo considera necesario. Está siguiendo su corazón en esto, y no su cabeza», cuenta una fuente cercana al actor a la edición estadounidense de la revista «Star».