El PP alavés exige la limpieza de las pintadas proetarras

Ana Morales lamenta que el «fanatismo de unos pocos» manche la imagen del territorio

BilbaoActualizado:

Las cicatrices de ETA todavía son perceptibles en Álava, en cuyas calles han aparecido diversas pintadas en honor a la banda. Mensajes y signos que surgieron a raíz del polémico acto de Cambo-les-Bains y que, según los vecinos del territorio, permanecen intactos «sin que la Diputación mueva un dedo». Así lo denunció ayer la portavoz del PP en las Juntas Generales, Ana Morales, que lamentó que el «fanatismo de unos pocos» haya manchado la imagen del conjunto de la provincia.

Las pintadas fueron realizadas en varias señales de tráfico de la Cuadrilla de Zuia y de Ayala, donde los radicales también dibujaron el anagrama de ETA en el firme de la carretera. Muestras de apoyo a la organización criminal frente a las que Morales exigió «tolerancia cero» al Ejecutivo foral, sustentado por PNV y PSE: «Ante la victoria del Estado de Derecho es hora de seguir firmes ante quienes pretenden legitimar y aplaudir los horribles crímenes de la banda terrorista», manifestó en un comunicado.

En este sentido, insistió en que es necesario «colocar a las víctimas en el centro del discurso» de todos los que han hecho frente al terrorismo, cuya dignidad, añadió, ha sido mermada «por parte de los radicales de siempre».

Actuación del Gobierno

La propia Diputación respondió a las críticas del PP en un comunicado en el que aseguró que continuará «limpiando las carreteras y las señales de tráfico» de las pintadas «que exalten el terrorismo». En este sentido, el Gobierno foral subrayó que ya trabaja en el mantenimiento y conservación de la red viaria para eliminar «las consignas aparecidas estos últimos días a favor de ETA».

«El Departamento de Infraestructuras Viarias y Movilidad lleva a cabo este tipo de intervenciones según aparecen dichas pintadas o cualquier otra que dañe o altere los elementos de seguridad de las carreteras alavesas», alegó la Diputación, que hizo hincapié en que estos trabajos «se relejan en los informes de las empresas encargadas de la conservación y mantenimiento de las vías».

No es la primera vez que la administración alavesa ha de actuar contra las pintadas de los simpatizantes de ETA. Hace apenas una semana también aparecieron mensajes de apoyo a la banda en las calles de Vitoria, cuyo alcalde, Gorka Urtaran, comparó a los radicales con los «nostálgicos franquistas de finales de los 70». En cualquier caso, el problema no solo atañe a la provincia de Álava, sino también al resto del País Vasco y a Navarra. Territorios en los que, a lo largo de las últimas semanas, han proliferado las reseñas urbanas hacia la organización criminal, que da muestras de seguir latente en un sector de la sociedad.