La Policía seguía la pista desde hacía años al barco vasco interceptado con 2.500 kilos de cocaína

La Agencia Tributaria vigilaba al «Gure Leire» por su posible vinculación con organizaciones dedicadas al narcotráfico

BilbaoActualizado:

La Agencia Tributaria seguía la pista «desde hacía varios años» al pesquero «Gure Leire» por su posible vinculación con organizaciones dedicadas al narcotráfico, informó hoy el Ministerio de Hacienda. El barco, que se dirigía a Galicia, transportaba 84 fardos de cocaína con un peso aproximado de 2.500 kilogramos. Las autoridades detuvieron a sus siete tripulantes, todos ellos de nacionalidad española.

La investigación se inició el pasado abril, a raíz de la entrada del pesquero vasco en el puerto de La Coruña. Un hecho que despertó las sospechas de los funcionarios de la Vigilancia Aduanera, que comenzaron a vigilar la embarcación. La droga, según expuso Interior, procedía de Sudamérica, y el «Gure Leire» se dirigía a las costas gallegas para la descarga.

Previamente, un buque que presuntamente partió de Surinam (América del Sur) trasladó al navío vasco en un punto acordado en el Atlántico Norte. Se trata de una práctica habitual entre las organizaciones criminales que utilizan la vía marítima para la introducción de estupefacientes en Europa.

Finalmente, el buque «Fulmar» de la Agencia Tributaria interceptó al «Gure Leire», una embarcación de 22 metros de eslora sobre la que ya existían sospechas desde hacía varios años por su posible vinculación con organizaciones dedicadas al narcotráfico. En el marco de la operación, denominada «Tiburón», se detuvo a los siete tripulantes del barco y se aprehendieron cerca de 2.500 kilogramos de cocaína distribuidos en 84 fardos. La droga se encontraba en las cámaras frigoríficas.

No fue sencillo el regreso del «Fulmar», que inició la travesía hacia el puerto de Vigo en unas «condiciones marítimas difíciles» que llevaron a la necesidad de remolcar el pesquero a baja velocidad durante varios días por el riesgo de hundimiento.

Operación abierta

Paralelamente al operativo marítimo, el personal de Vigilancia Aduanera llevaba a cabo el registro de tres domicilios en las localidades vizcaínas de Ondárroa y Berriatúa. Los siete individuos detenidos fueron encarcelados tras pasar a disposición judicial. Por el momento, la operación continúa abierta.