Homenaje al etarra Argala en Arrigorriaga (Vizcaya)
Homenaje al etarra Argala en Arrigorriaga (Vizcaya)

Crece el culto a ETA en el País Vasco y Navarra

Covite advierte de que los actos de enaltecimiento de la banda han aumentado un 158% en el último año

BilbaoActualizado:

En plena calle, una mesa engalanada con motivos navideños despertó la curiosidad de los vecinos de Galdácano (Vizcaya) el pasado 24 de diciembre. Nadie ocupaba las sillas, sobre las que se habían pegado las fotografías de varios dirigentes de ETA. Entre ellas, la de Francisco Javier García Gaztelu, alias «Txapote», que cumple condena en el penal de Huelva por asesinar, entre otros muchos, al exconcejal de Ermua Miguel Ángel Blanco. La escenificación de la «cena de Nochebuena» iba dirigida en honor de «Txapote», así como en el de tantos otros terroristas que se encuentran en cárceles alejadas del País Vasco.

El de Galdácano fue apenas uno de los muchos esperpentos de esta naturaleza que el Observatorio de la Radicalización del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) registró el pasado año. Concretamente, la organización tuvo constancia de 196 actos de enaltecimiento de ETA, lo que constituye un incremento del 158% respecto a 2017. «El culto al terrorista es sistemático en las calles del País Vasco y Navarra debido a la inacción de las instituciones y a la pasividad de la Justicia», lamenta la presidenta del colectivo, Consuelo Ordóñez, que reclama políticas de prevención que impidan que las nuevas generaciones «tomen como ejemplo a seguir a terroristas sanguinarios orgullosos de su pasado».

«Bienvenida» a Itziar Plaza tras su salida de la cárcel en Bilbao
«Bienvenida» a Itziar Plaza tras su salida de la cárcel en Bilbao

El Observatorio de la Radicalización detalla con precisión cómo y dónde se producen los actos de enaltecimiento del terrorismo. La mayoría de ellos tienen lugar en la provincia de Guipúzcoa, donde solo en 2018 se contabilizaron 62 manifestaciones de este tipo. En Vizcaya se registraron otras 58, mientras que en Álava hubo 16. Fuera de los límites del País Vasco, la inmensa mayoría de los actos se celebreron en Navarra (54), pues solo tres se realizaron en otras provincias.

Homenajes y pancartas

El estudio de Covite constata que los homenajes a etarras son una constante en el País Vasco y Navarra. Algunos, eso sí, son más grotescos que otros. El pasado 9 de marzo, por ejemplo, miles de personas se manifestaron en Pamplona por la muerte del preso Xabier Rey, condenado por pertenencia a banda terrorista y tenencia de armas y explosivos, que se suicidó en la cárcel de Cádiz. Los congregados, entre los que se encontraba el exrecluso Antton López Ruiz «Kubati», portaron el féretro del fallecido y bailaron un «aurresku» de honor.

En 2018 se celebraron también diversos homenajes a Txabi Etxebarrieta, asesino del guardia civil José Antonio Pardines; y a la etarra Leire Etxebarria. Otra terrorista, Itziar Plaza, fue recibida con honores en diciembre en Bilbao tras abandonar la cárcel madrileña de Estremera.

Cena de Nochebuena en Galdácano
Cena de Nochebuena en Galdácano - Covite

En total se registraron 62 actos de homenaje a miembros de ETA, que generalmente tuvieron lugar en las localidades de origen o de residencia de los radicales. «España es el único país de la Unión Europea que permite que se homenajee en las calles a terroristas sanguinarios orgullosos de su pasado criminal, con el riesgo que entraña para las nuevas generaciones», denuncia Consuelo Ordóñez, que recuerda que Europa ha instado a los Estados miembro a eliminar este tipo de manifestaciones por ser «humillantes» para las víctimas.

Advierte Covite de que un tipo de enaltecimiento del terrorismo que ha aumentado de forma considerable tras la disolución de ETA es la colocación de pancartas y pintadas en las que se alaba a la banda o se agradece su actuación. En total, el colectivo tomó nota el año pasado de 53 manifestaciones de este tipo. La mayoría de ellas aparecieron entre mayo y junio, justo después de que la organización criminal escenificara su desaparición.

Del resto de actos de enaltecimiento del terrorismo registrados, 27 hacen referencia a fiestas populares en las que se alabó de forma explícita a ETA. También hubo 28 eventos en los que se reclamó abiertamente la amnistía de los presos de la banda. En la categoría «Otros» se incluyen 26 manifestaciones que no encajan en ninguna de las tipologías anteriormente citadas, como la agresión que sufrió recientemente un estudiante en la Universidad del País Vasco (UPV/EHU) o la «cena de Nochebuena» de Galdácano.