Chalé de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar - Guillermo Navarro / Vídeo: La votación para decidir el futuro de Pablo Iglesias e Irene Montero

Los vecinos de Galapagar: «El chalé de Iglesias y Montero es la envidia de todo el pueblo»

Días después de conocerse la polémica adquisición de los dos líderes de Podemos, la vida en el municipio madrileño sigue su curso salpicada por el ruido mediático

MadridActualizado:

En la barra del bar Los Cerezos no existen los discursos calculados. Es martes, camino del mediodía y la lluvia hace rato que empezó a pegar fuerte sobre el casco urbano de Galapagar. Los parroquianos charlan en su refugio, sin advertir de que al otro lado del local dos periodistas aguardan en silencio antes de preguntar por el tema estrella. «¿Qué si vemos bien su llegada? Cuando vayáis a su casa, os podéis llevar al “coletas” de vuelta a Vallecas», advierte uno de ellos en tono burlesco. Aquí, entre la clientela de la sede oficiosa de Cambiemos Galapagar («De vez en cuando vienen y se reúnen en el comedor», revela un camarero) no parece haber sido bien recibido el futuro desembarco de Pablo Iglesias e Irene Montero en el municipio.

Bar Los Cerezos, de Galapagar
Bar Los Cerezos, de Galapagar- G. Navarro

Los memes, como no podía ser de otra forma, circulan de móvil en móvil para regocijo de un pueblo que acapara estos días el foco mediático. «Ahora estamos más o menos tranquilos, pero seguro que en la aldea no opinan lo mismo», resume un segundo hombre. La «aldea», también conocida como la «isla» («cuando no había carreteras y había que bajar al centro andando»), es una pedanía separada por tres kilómetros y bautizada con el nombre de La Navata. Enclavada en la parte residencial del municipio más cercana a la A-6, la colonia está dividida en varias urbanizaciones, de las cuales sobresalen el Molino de la Navata, lugar de residencia de Carolina Bescansa; y Riomonte, donde Iglesias y Montero han desembolsado alrededor de 600.000 euros en la compra de un chalé de 268 metros cuadrados y una parcela de más de 2.000.

Bescansa, a 800 metros

Delimitadas por un pequeño puente que sortea el río Guadarrama, ambas localizaciones están mucho más cerca –a unos 800 metros– de lo que políticamente hoy separa a dos de los fundadores más reconocidos de Podemos. De los gestos y las palabras de elogio –para el recuerdo la escena en la que propio Iglesias sujetaba el bebé de Bescansa mientras recogía su acta de diputada en el Congreso de los Diputados– ya no quedan ni las cenizas. La filtración «por error» de un documento en el que la gallega instaba a Errejón a urdir un plan para derrocar al líder de la formación, terminó por dinamitar una relación venida a menos en los últimos tiempos. «Tiene guasa que ahora vivan al lado», subrayan dos paseantes frente a la puerta de la morada recientemente adquirida.

Al otro lado del muro, una empresa de reformas integrales se afana en acondicionar el chalé antes de que sus nuevos dueños se instalen definitivamente. La presencia de las cámaras en la vía pública provoca que desde el interior se de aviso a la Guardia Civil. «Ya sabéis cuales son los límites y no hace falta que os los recordemos», apunta en tono distendido uno de los agentes personados, sin que el asunto pase a mayores. Un vigilante privado y dos técnicos especialistas en la instalación de alarmas y otros elementos de seguridad completan, a grandes trazos, la cuadrilla encargada de poner a punto la vivienda.

Vistas de la parte trasera de la vivienda de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar
Vistas de la parte trasera de la vivienda de Pablo Iglesias e Irene Montero en Galapagar - G. Navarro

Cuestionados por los gastos derivados de residir allí, son sus vecinos más cercanos los que desmenuzan el montante aproximado. «En verano necesitarán que alguien se encargue del jardín al menos cuatro horas», explica un joven cuyos padres viven a dos calles y gastan 400 euros al mes en el mantenimiento de su parcela. «Salvo que encuentren uno muy barato, tendrán que abonar más o menos lo mismo», prosigue al tiempo que rebaja a la mitad el desembolso durante la época invernal. En cuanto a la luz, el hecho de que los metros construidos sean menores que los de la mayoría de edificaciones contiguas, resulta clave para que la cuenta no se dispare. «Ahora bien, salvo que tengan el mejor aislante del mundo, las cifras de calefacción que han salido en algunos medios son mucho menores de lo que realmente se paga», desgrana una pareja.

El chalé, levantado hace poco más de una década, estuvo habitado por sus antiguos dueños hasta que en 2016 se decidieron a alquilarlo. Según ha podido averiguar este periódico, fue primero puesto a la venta, pero ante la ausencia de compradores, los entonces propietarios lo arrendaron a un matrimonio joven con la condición de no retirar la oferta de las revistas y portales inmobiliarios. Fue en ese tiempo cuando el vecindario mascullaba las bondades del anuncio. «Veíamos las mismas fotos que están saliendo ahora y comentábamos lo bonita que era la casa. Todos la mirábamos con envidia», recuerda una mujer afincada a pocos metros de allí. Pese a los rumores que circulan en la red sobre la posibilidad de que los dos líderes de Podemos hubieran adquirido el inmueble en 2016, la pareja de inquilinos desmienten esa posibilidad: «Durante el año largo que estuvimos nosotros, nadie vino a verla», cuentan brevemente y señalan que después de ellos entró a vivir una mujer, también en régimen de alquiler, a partir de la segunda mitad de 2017.

Daniel Pérez, alcalde de Galapagar
Daniel Pérez, alcalde de Galapagar- G. Navarro

A poco menos de una hora del bullicioso centro de Madrid, el pueblo de Galapagar se presenta como un remanso de tranquilidad y naturaleza para sus casi 33.000 empadronados. «Nuestro entorno medioambiental es maravilloso», resume su alcalde, Daniel Pérez Muñoz, quien desgrana que más del 70 por ciento del terreno del municipio está protegido. «Hay zonas de urbanizaciones, de un espectro económico medio-alto, en las que la mayoría de las casas son chalés individuales con parcelas de 1.000, 2.000 e incluso 4.000 metros cuadrados», subraya y pone el foco, además, en las buenas comunicaciones y diversos atractivos como el polideportivo con velódromo («el único cubierto en la región»), la biblioteca o la Casa Mayor recién inaugurada.

Vecinos ilustres

Galapagar está entre los cien municipios de más de mil habitantes con mayor renta per cápita de toda España (32.248 euros en 2016) y cuenta con un núcleo importante de inmigrantes (en torno al 20 por ciento de su población), en su mayoría marroquíes, ecuatorianos, colombianos, rumanos, búlgaros y peruanos que residen en la zona del casco. Entre sus vecinos ilustres, el regidor hace alusión al difunto pintor y escultor, Pablo Palazuelo; al torero José Tomás; al ganadero Victorino Martín, también fallecido; o al eximio dramaturgo Jacinto Benavente («está enterrado aquí»). «Todo el mundo es bienvenido», concluye, sin entrar a valorar el revuelo generado por la adquisición de la residencia.

Los memes satíricos sobre la llegada de Iglesias y Montero se extienden entre los vecinos de Galapagar
Los memes satíricos sobre la llegada de Iglesias y Montero se extienden entre los vecinos de Galapagar- G. Navarro

En la misma línea, la portavoz de Cambiemos Galagapagar, Raquel Almendros, tampoco cree conveniente opinar del asunto. «Que el señor Iglesias sea el secretario general de Podemos es una asunto político; pero donde vive el señor Iglesias es un asunto privado y esa es la diferencia que hay que hacer», subraya, consciente de que más allá del tirón mediático, desde su formación no planean dar cancha a este tipo de situaciones. «Lo que nos preocupa son las declaraciones del alcalde, que está utilizando todo este tema para vender una gestión que en realidad no es la que se está llevando a cabo», insiste. Pero lo cierto es que quieran o no, la llegada de los nuevos vecinos al municipio ha trasladado el debate y hasta la lucha por el control de la formación morada a una pequeña localidad de la sierra oeste de Madrid. El show está servido.