Pilar Cardeñoso, la víctima, a la izqda; Tomás J. R., el presunto asesino - Vídeo: La Policía sigue buscando al presunto asesino de la cirujana de Madrid

La Policía puso protección a la primera mujer del asesino de Tetuán el día del crimen

Tomás J. R., operario de grúa, continúa en busca y captura 72 horas después del crimen de Pilar

José Luis Fernández
ALICANTE - MADRIDActualizado:

«Te voy a quitar lo que más quieres». Este es uno de los mensajes que recibió el jueves la exmujer de Tomás J. R., el presunto asesino de Pilar Cardeñoso Payo, la cirujana especializada en el aparato digestivo del Hospital de La Princesa. Los hechos ocurrieron a 400 kilómetros de distancia. Por un lado, en Madrid, Tomás terminó con la vida de la que era su novia desde finales de 2017 en uno de sus habituales brotes de furia. Al mismo tiempo, su exmujer, que vive en Alicante, decidió denunciarle en la Comisaría Centro de la ciudad.

Estaba cansada de sus amenazas, constantes desde que se separaron, en 2016. Antes, el presunto autor del crimen de la calle de Tenerife, 11, en Tetuán, la había maltratado de forma sistemática, tanto física como verbalmente, pero ella no siempre había denunciado, de hecho, una de las veces no ratificó la acusación en la vista oral. Cuando la exmujer de Tomás, y madre de dos hijos, acudió el viernes a media mañana a la Policía, no sabía nada de lo ocurrido en Madrid. Los agentes comprobaron el nombre en la base de datos y al ver que estaba en busca y captura no dudaron en ponerle protección oficial permanente, aseguran fuentes de la Jefatura Provincial de Alicante a este diario.

Las amenazas que la mujer recibió no se quedaron ahí. «Sabes que no tengo nada que perder» fue otro de los mensajes. Al parecer, desde hacía tiempo mantenían una disputa porque Tomás no pagaba la pensión de los dos menores y ella quería solicitar la retirada de la patria potestad.

Tomás, de 43 años, es natural de Ibi, un municipio alicantino de 23.000 habitantes. Tras la separación, se mudó a Madrid en busca de trabajo y conoció a Pilar, de 49. Actualmente, era operario de grúas. Con la cirujana de La Princesa mantenía una relación desde hacía año y medio. Dos semanas antes del brutal asesinato se había mudado a la casa de la mujer, que estaba en obras, y donde ella vivía desde hacía solo cuatro meses con su hijo de ocho años, fruto de otra relación.

Rechazó denunciar

Lo que sucedió la noche del jueves no fue el primer ataque de violencia que, desgraciadamente, sufrió Pilar. En noviembre del año pasado, Tomás la agredió en plena calle. Una patrulla que pasaba por el lugar contempló la escena y, aunque ella rechazó denunciar y solicitar una orden de alejamiento, quedó registrada en el sistema Viogen, el procedimiento de seguimiento de las víctimas de violencia de género. Hace cuatro días se repitió la escena, esta vez en casa de la finada. Tomás aprovechó que el hijo se encontraba de vacaciones con su padre para torturar a Pilar antes de matarla. Luego llamó a un amigo para pedirle ayuda, pero este lo delató y dio la dirección de la vivienda. Cuando los policías llegaron a primera hora de la madrugada al inmueble del barrio de Bellas Vistas tuvieron que echar la puerta abajo. Dentro se encontraron una espeluznante escena: la cirujana estaba con las manos atadas a una silla y presentaba múltiples golpes y puñaladas. No se descarta que llevase muerta entre tres y cinco horas.

Tomás ya había huido. Lleva en busca y captura cuatro días y los investigadores creen que ya ha abandonado Madrid. Pilar es la mujer número 39 asesinada en España –40, si se confirma la violencia machista en el asesinato de una mujer de 73 años, ayer, en Jaén– en lo que va de año a manos de su pareja o expareja; la quinta en Madrid.