Muere de una cuchillada en el pecho tras una trifulca en Móstoles

El enfrentamiento se desató entre un grupo de etnia gitana. Otra mujer que resultó herida, huyó cuando iba a ser atendida

MadridActualizado:

Un joven de 26 años perdió la vida a primera hora de la madrugada del miércoles de una certera cuchillada en el pecho. Así acabó, inopinada y bruscamente, el día de Navidad para él: con el acero penetrando en su cuerpo de forma mortal. Fue trasladado de inmediato hasta el Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles con un hilo de vida por unos allegados. Nadie llamó ni a Emergencias ni a la Policía Nacional. No se sabe aún el motivo, tal vez pretendían ganar tiempo en la evacuación, puesto que el estado del hombre estado era crítico. O bien pudo obedecer a otras circunstancias.

Lo cierto es que los sanitarios apenas pudieron atender al herido, ya que nada más ingresar tuvieron que certificar su fallecimiento. Todo ocurrió, según los primeros indicios, a raíz de un enfrentamiento desatado, por causas que se desconocen, entre un nutrido grupo integrado por personas de etnia gitana en la localidad mostoleña.

El caso, del que se ha hecho cargo el Grupo Vde Homicidios de la Brigada de la Policía Judicial de la Jefatura Superior, está repleto de interrogantes. Al parecer, según los datos que se manejaban ayer, la víctima se vio envuelta en una trifulca multitudinaria. En ella no debieron faltar ni los insultos ni las amenazas, hasta que de la violencia verbal se pasó a la física y las armas blancas salieron a relucir, resultando heridas varias personas.

El fallecido fue el peor parado con el resultado ya señalado: mortal. Ni siquiera le pudieron reanimar en el hospital, al que llegó cuando faltaban pocos minutos para la una de la madrugada. Después llegó una mujer herida a Urgencias que también había sufrido una puñalada. Acudió acompañada por varios familiares, todos gitanos como ella.

Sin embargo, cuando fue llamada a la ventanilla de admisión para pedirle sus datos personales y valorar su estado con el fin de hacerle el triaje correspondiente, se marchó. Tal cual. Se fue del centro con toda su «troupe» para estupefacción del personal sanitario. Después, la misma mujer se desplazó hasta el Hospital Universitario de Alcorcón, donde sí permitió que la atendieran.

«Cortando jamón»

Presentaba una herida incisa a la altura de una cadera. «Me la he hecho yo cuando estaba cortando jamón», confesó la mujer a los médicos. El corte no revestía gravedad, por lo que, tras ser asistida, fue dada de alta.

El Grupo V de Homicidios investiga si los dos sucesos, tal y como a primera vista parece, tienen conexión entre sí, además de la relación entre la víctima mortal del apuñalamiento y esta mujer. Algunas fuentes indicaron que eran tía y sobrino. No se sabe si ella pretendía defenderle a él o qué ocurrió. De momento, todo es un misterio.

En cuanto al lugar en el que se produjo la disputa, algunas fuentes consultadas indicaron que esta fue en la vía pública, en el Parque Coimbra de Móstoles, y que en ella intervinieron los ocupantes de tres vehículos, alguno de ellos, peligrosos y con varios antecedentes. No se descarta que el origen de lo ocurrido obedezca a un ajuste de cuentas o que se trate de diferencias entre clanes.

El hecho de que tanto el fallecido como la herida estén plenamente identificados podrían contribuir a esclarecer el caso con rapidez.

Otros informantes explicaron que algunos de los implicados en la reyerta estuvieron antes en Navalcarnero, ya que tienen familiares, y que desde ahí partieron a Móstoles, en donde hablaron las armas y la sangre acabó segando la vida al joven de 26 años.