Indignación policial con el pregón antisistema en las fiestas de San Cayetano

El Ayuntamiento escogió a un exmantero para inaugurar las celebraciones y denuncia persecución policial a su colectivo

MADRIDActualizado:

El Ayuntamiento de Madrid sigue tensando la cuerda que sustenta su deteriorada relación con la Policía. Sin un acuerdo todavía entre ambas partes sobre el convenio colectivo del Cuerpo, el área de Seguridad del Consistorio que dirige Javier Barbero volvió a suspender libranzas y a obligar a doblar turnos a los agentes municipales en las fiestas de Lavapiés, tal y como ocurrió durante el Orgullo y el Mad Cool. «Es un castigo por las bajas de los agentes en el Orgullo Gay», denunciaron haciendo referencia a aquellos agentes que se negaron a acatar las órdenes porque consideraron que no era «seguro» y suponía un «abuso». Además, los policías se han quejado de la pasividad de la alcaldesa Manuela Carmena ante el aumento de «manteros» en Madrid y rechazan hacer horas extras para vigilar esta venta ilegal.

Como si quisiera echar más leña al fuego, la alcaldesa decidió elegir a Serigne Mbaye, exmantero y portavoz de Asociación de Sin Papeles de Madrid, como el responsable de abrir las fiestas de San Cayetano dando el pregón.

Serigne Mbaye se enorgulleció de la tarea que el Ayuntamiento le encomendó, y recordó al mantero que falleció de un infarto y por el que se desató el caos en el barrio de Lavapiés por parte de grupos radicales que acusaban a la policía de asesinato. «Hoy es un día especial para nuestro colectivo; un día en el que los recuerdos hacia nuestro hermano que no está aquí con nosotros, Mmame Mbaye, se vivan aún más intensamente», anunció. En su discurso también hubo cabida para culpar a la Policía de la persecución que, según alegó, sufre el colectivo: «Subo aquí en nombre de personas que sufrimos como Mmame Mbaye o como cualquier compañero mantero o latero perseguido por la policía por buscar su vida».

El exmantero quiso agradecer a los vecinos del barrio el apoyo a un colectivo «discriminado por el racismo» con su presencia. Y finalizó clamando frases como «este barrio es nuestro» y «ningún ser humano es ilegal».

Este evento ha dado lugar a un nuevo aluvión de críticas hacia Carmena. Las redes se han llenado de reproches y recriminaciones hacia ella por permitir que un «vendedor ilegal» inaugure estas fiestas y acuse a la Policía de persecución. El Sindicato CPPM (Colectivo Profesional de Policia Municipal Sección Madrid) se siente «avergonzado» porque el Consistorio consienta estos actos y denuncia a través de su cuenta de Twitter que «se vertieron unas acusaciones gravísimas contra la Policía de Madrid».

En las redes algunos hacen responsable a Carmena de consentir los ataques hacia la Policía y acusan a Podemos de posicionarse a favor de los manteros. También se han mostrado indignados porque se tilde a los españoles de xenófobos.

Por su parte, el Sindicato de Manteros y Lateros está contento porque este hecho supone una inclusión social y, por eso, festejan el «antirracismo». Este sindicato y la Asociación de Sin Papeles de Madrid exigieron «voluntad política» para que se acabe con la «exagerada» persecución de la venta ambulante y pidieron que se «despenalice» esta actividad como delito.