Sergio muestra un pez. A la derecha, Miriam, su presunta víctima - ABC / Vídeo: Sergio Sáez, el presunto asesino de Meco, en prisión provisional y sin fianza

Crimen de MecoCelia, tras la detención de su exnovio por el asesinato de Miriam: «Te odio, eres un psicópata»

La joven fue insultada y amenazada injustamente al pensar que podría haber sido ella la culpable del crimen

MADRIDActualizado:

Sergio Sáez, el exnovio de Celia y presunto asesino de su mejor amiga, Miriam Vallejo, fue detenido por el crimen. Cuatro días después de su arresto, Celia - insultada y amenazada injustamente al creer que podría haber sido ella la culpable- ha decidido expresar lo que siente.

Lo ha hecho a través de las redes sociales, colgando un texto en su Facebook y expresando el odio que siente ahora contra su expareja al enterarse de que:

«Estas fotos hijo de puta te las hice yo, antes de saber que me habías puestos los cuernos con Esa, antes de saber que eras el asesino de mi niña. Cuando me decías que me querías y que como yo, nadie. Cómo pudiste fingir siete meses, mirándome a la cara y sabiendo que me estaba muriendo por dentro. Lo sigues negando, pero también me negaste que tuvieras ningún tipo de relación con esa. Eres un psicópata y un loco, pero me da igual, te odio y te deseo lo peor. Cómo me pudiste llamar y pedirme que confiara en ti, que tú no habías sido sabiendo todo lo que me habías mentido. Pero a cada cerdo le llega su San Martín. Reza, reza por no salir de la cárcel y que yo te encuentre hijo de puta. Te odio y me doy asco, me doy tanto asco por haber confiado en ti, haberte defendido y haberte cuidado. Nadie de aquí sabía que eras mi novio, porque claro, después de haber estado engañando a Estefi todo el año pasado conmigo... qué me podía esperar... de la que se ha librado esa chica».

Celia y Sergio cortaron tres meses después del asesinato. Él se volvió a casa de sus padres y, de vez en cuando, se encontraron de nuevo. Era una relación con idas y venidas. Sergio continuaba activo en su Facebook, repleto de fotos pescando y luciendo las piezas que conseguía, saliendo de fiesta.

Hasta que, en la mañana del martes 13, los coches de la Unidad de Seguridad Ciudadana (Usecic) de la Comandancia cortaron un tramo de la calle Guerrero, en Azuqueca de Henares, donde residía Sergio. Durante cuatro horas, registraron el domicilio familiar. Incluso los perros policía buscaron rastros de sangre, sobre todo entre la ropa del entonces sospechoso.

El móvil del crimen, según fuentes policiales, es el «profundo odio» que sentía por Míriam, quizá por la mala convivencia y los celos por su buena amistad con Celia. No se cree que víctima y presunto verdugo mantuvieran una relación afectiva o sexual.

Celia, a la que insultaban y amenazaban injustamente en el pueblo y redes (la señalaban como la culpable), siempre pensó que el asesino era alguien lejano a ellas. Sin embargo, ahora vuelve a revivir una pesadilla al saber que la persona con la que dormía era la que le arrebató a su ángel de la guarda.