Un autobús de la EMT
Un autobús de la EMT - MAYA BALANYÀ
MADRID

El billete de autobús ya puede pagarse con tarjeta bancaria «sin contacto»

La modalidad de pago con tarjeta estará disponible para todos los usuarios de las líneas 27 y Exprés Aeropuerto

S. L.
MADRIDActualizado:

Subir al autobús, acercar una tarjeta bancaria «sin contacto» a la validadora del vehículo y realizar el trayecto correspondiente. Así de simple y rápido será, para todos los usuarios, a partir del miércoles día 29, el trámite de adquirir un billete sencillo en los autobuses de las líneas 27 (Embajadores-Plaza Castilla) y Exprés Aeropuerto de la Empresa Municipal de Transportes de Madrid (EMT), que ha informado de esta nueva ventaja.

Desde marzo pasado, la EMT, junto a MasterCard y Santander Elavon, lleva desarrollando una prueba piloto para lanzar este sistema de pago que permite adquirir un billete sencillo de autobús sin necesidad de llevar efectivo, sin tener que estar pendiente del cambio de moneda, sin necesidad de adquirir el título de transporte anticipadamente o sin necesidad de disponer de una tarjeta de transporte específica.

La prueba piloto de este sistema, que se ha llevado a cabo durante las últimas diez semanas con un grupo seleccionado de usuarios, ha puesto de manifiesto las enormes ventajas que aporta este modo de pago a los usuarios menos habituales de la EMT, es decir, aquellos que usan los autobuses de forma esporádica y adquieren un billete sencillo.

Ampliación a otras líneas

Una vez superado satisfactoriamente este periodo de test, el sistema de pago se abre a todos los usuarios de las líneas 27 y Exprés Aeropuerto (unos 900.000 al mes) que dispongan de una tarjeta bancaria «sin contacto». Un sistema que aporta indudables ventajas tanto al viajero como a la propia EMT. Por ejemplo, esta modalidad de pago evita que los conductores tengan que preocuparse de expender billetes y dar cambio, que les resta tiempo y atención a la hora de conducir.

Asimismo, los tiempos de viaje de los autobuses se acortan al ser más rápido tanto el acceso de los usuarios como el proceso de pago del tique correspondiente, y se evitan los costes y la operativa relacionados con el manejo de efectivo y con la emisión de tarjetas específicas para recargar dinero o títulos de transporte.

El sistema se muestra especialmente ventajoso en la línea Exprés Aeropuerto donde un alto porcentaje de usuarios son turistas internacionales que no disponen de euros o que no disponen de efectivo. Al pagar con la tarjeta (un gesto ya habitual en todo tipo de transacciones comerciales), se elimina el engorro de cambiar divisas o de tener que buscar efectivo y billetes pequeños.

Esta modalidad de pago es rápida, cómoda y segura. Por un lado, es rápida porque solo hay que acercar la tarjeta al terminal y entrar al bus; por otro, es segura porque cada transacción emplea un código de seguridad único; y, en tercer lugar, es cómoda, porque gracias a la aceptación mundial de MasterCard y su interoperabilidad, cualquier usuario de estas tarjetas de cualquier parte del mundo puede realizar sus pagos sin tener que realizar un cambio de divisas.

En la actualidad, el grado de penetración de tarjetas bancarias sin contacto es cada vez más elevado y su uso se ha extendido a todo tipo de transacciones económicas, incluso las más cotidianas y de pequeña envergadura. Asimismo, existen mecanismos para realizar transacciones de pago en microsegundos, sin introducir PIN, y sin conexión («off line»). Por tanto, este tipo de sistema es idóneo para el pago de las tarifas del transporte público urbano.