Al lugar de los hechos, en Carabanchel, acudió la Policía Nacional
Al lugar de los hechos, en Carabanchel, acudió la Policía Nacional - EFE

El ataúd artesanal en el que un hijo escondió a su madre para seguir cobrando la pensión

La Policía detuvo al hombre, de 62 años, por un presunto delito de estafa

MadridActualizado:

Un hombre español de 62 años llevaba ocultando desde hacía meses el cadáver de su madre, de 92, en el tercer piso del número 12 de la calle de Salvador Alonso, en Carabanchel. Lo hacía para seguir cobrando la pensión de su progenitora. El miércoles, la Policía Nacional entró en el domicilio con una orden judicial tras la voz de alarma de los vecinos por el fuerte hedor que desprendía la vivienda. Cuando los agentes entraron en la casa encontraron en su interior al hijo de la anciana y el cuerpo de ésta, en avanzado estado de descomposición, que yacía en un ataúd que él mismo había fabricado con madera y precintos. Los agentes detuvieron al hombre por un presunto delito de estafa, detallaron desde la Jefatura Superior de Policía de Madrid.

Según las primeras hipótesis, la mujer falleció por causas naturales en su domicilio hacía algunos meses, según informaron fuentes policiales, aunque no pudieron precisar desde cuándo. El hallazgo se produjo en torno a las 13 horas del miércoles. Hasta el lugar se desplazaron varias dotaciones de Policía Nacional, Samur y Summa. Bomberos del Ayuntamiento tuvieron que proceder al derribo de la puerta, ya que nadie les abría. Cuando la tiraron, descubrieron el siniestro panorama. Los sanitarios de Emergencias Madrid y del 112 no intervinieron para certificar la muerte de la nonagenaria. El Grupo V de Homicidios se hizo cargo de la investigación. Tras el levantamiento del cadáver por el juez, el cuerpo fue trasladado al Instituto Anatómico Forense, donde se determinará la causa de la muerte y el tiempo que llevaba la mujer en el piso donde su hijo le dio sepultura sin avisar de la defunción a la Administración.

El Ayuntamiento de Madrid no ofreció información sobre si esta familia estaba recibiendo algún tipo de ayuda de los servicios sociales. Según trasladaron fuentes policiales, los vecinos llevaban tiempo sin ver a la anciana por el barrio.

El último caso rocambolesco sobre el descubrimiento de un cadáver en un domicilio fue el que se produjo el pasado mes de enero en San Blas-Canillejas, donde una comisión judicial que iba a proceder a echar a un inquilino por impagos en el 5 de la calle de Madrigal de las Altas Torres se topó con el propietario muerto. Su cuerpo estaba momificado porque había fallecido hacía cuatro años.