El alcalde de Vigo, Abel Caballero, en la cabalgata de los Reyes Magos en 2016
El alcalde de Vigo, Abel Caballero, en la cabalgata de los Reyes Magos en 2016 - ABC
LAS CIFRAS DEL ALUMBRADO «TOP» DE CABALLERO

Las cifras detrás de las Navidades «top» de Abel Caballero

El Ayuntamiento de Vigo desembolsa al menos 1,6 millones en iluminación, actividades lúdicas y promoción

En comparación con las cuentas de 2018, dobla la partida dedicada a las familias que habían sido desahuciadas

SantiagoActualizado:

Detrás del espectáculo de luz y color que estos días ofrece el alumbrado navideño en las calles de Vigo, y del entusiasmo con que su alcalde, Abel Caballero, anuncia cada año un dispositivo «top» —retando a los alcaldes de Madrid, Barcelona, Tokyo o Nueva York—, se esconde una cantidad ingente de fondos públicos. El Ayuntamiento de Vigo se habrá gastado al término de los festejos al menos 1,6 millones de euros, según los datos de los contratos a los que ha tenido acceso ABC. Los fondos superan en más de cuatro veces las partidas reservadas en el presupuesto municipal de 2018 para ayudas y planes de dinamización del comercio local.

De esos 1,6 millones de euros, la mitad se corresponde con la instalación de las luces de Navidad, después de que el Concello firmara para este año un contrato por valor de 824.871 euros con Iluminaciones Ximénez, una empresa afincada en Puente Genil (Córdoba). La cifra podría incrementarse si se tienen en cuenta el pago de más de 10.000 euros en la dirección y asistencia técnica del alumbrado.

A continuación, el segundo montante más alto tiene que ver con el contrato de decoración navideña, por valor de 331.036 euros. Después, le siguen los contratos para el Belén (55.000 euros), la cabalgata de Reyes (60.016 euros) y toda una serie de servicios cuyo importe no supera los 15.000 euros, algunos de los cuales son contratos menores, según la última Ley de Contratos del Sector Público. Entre estos servicios, los hay que van desde la contratación de un flashmob en la Puerta del Sol (4.500 euros), hasta la adquisición de caramelos (7.983 euros) o la contratación de los servicios de un Papá Noel y dos Elfos para la campaña navideña (8.800 euros). El montante total lo redondean varias sumas dedicadas a la promoción de la ciudad y la divulgación de actividades en medios de comunicación y redes sociales.

El pasado mes de noviembre, el concejal responsable del alumbrado en las fiestas de 2016/2017, Ángel Rivas, tuvo que declarar ante una juez en calidad de investigado por presuntamente incurrir en un delito de prevaricación administrativa, al trocear en varias partidas el contrato de aquel año. Junto a Rivas, también se declaró como investigado al secretario del Ayuntamiento, José Riesgo. Ambos fueron involucrados en la causa tras una denuncia del activista local Juan Carollo.

Respecto a las Navidades del año pasado, Vigo habrá destinado como mínimo 300.000 euros más que en 2017, año en el que se emplearon alrededor de 1,3 millones de euros. La diferencia podría incluso incrementarse, dado que aún no están incluidos, por ejemplo, los contratos de animación para la Cabalgata de hoy.

En el ránking de gasto en iluminación por ciudades, el gabinete de Caballero aventaja con mucha diferencia a La Coruña, la segunda con mayor gasto (335.000 euros), Lugo (casi 140.000 euros) o Pontevedra (115.000 euros). Orense y Santiago se sitúan en el entorno de los 100.000 euros.

Una cuarta parte

Desde tiempo atrás, el gobierno de Caballero ha venido justificando el gasto ingente en la Navidad como un incentivo para reforzar la imagen de Vigo, atraer a los visitantes y favorecer las compras y el consumo en el comercio local. Tan es así que ayer, cuando el Ministerio de Industria dio a conocer la concesión de un premio a la ciudad por el impulso a los pequeños negocios, el alcalde enseguida recalcó «uno de los elementos más valorados» por el Ministerio había sido la apuesta de su ejecutivo por el alumbrado.

Sin duda, los recursos destinados a las fiestas vapulean en la comparación a las ayudas que el Ayuntamiento previó en 2018 para el comercio de proximidad. En el presupuesto municipal disponible en la página web del Concello, en el capítulo de dedicado al comercio, figura un «Programa de dinamización del comercio» dotado con 200.000 euros, otro «Plan de dinamización comercial» con 140.000 euros, y una partida de 50.000 euros destinada a «subvenciones al pequeño comercio». En total, 390.000 euros. Menos de la cuarta parte del dinero público empleado en Navidad.

La contraposición también podría extenderse a otras políticas del Ayuntamiento, como los fondos recogidos en las cuentas del año pasado para atacar el problema social de los desahucios. Dentro del programa de Acción Social, el gobierno había reservado 842.000 euros para una partida destinada a «Ayudas a las familias y fondo de Emergencias» ante desahucios. Es decir, lo mismo que lo empleado en las luces de Navidad, y la mitad de todo el dispositivo.

De hecho, no es la primera vez que Caballero y su gobierno reciben críticas por pretender eclipsar a la ciudad con la iluminación navideña, en lugar de dar prioridad a las necesidades sociales de los vigueses. En ese sentido, un cartel elaborado por el colectivo «Asemblea por un Vigo máis social» centró comentarios y conversaciones durante días. En él se veía a una niña desayunando frente a un bol lleno de luces de Navidad. Y un lema: «Vigo come luces».