Laureano Bermejo y Pepe Araújo, el pasado martes
Laureano Bermejo y Pepe Araújo, el pasado martes - EFE
POLÍTICA MUNCIPAL

Orense, cara y cruz para Ciudadanos

La incorporación de Pepe Araújo a las filas naranjas desata la indigación de su hasta ahora portavoz, Alberto Rodríguez

SantiagoActualizado:

Los fichajes en política son a veces armas de doble filo. Tan capaces son de insuflar una bocanada de aire fresco para una formación como de generar irritación entre los militantes que hasta ese momento habían bregado de puertas para adentro. Ciudadanos ha experimentado esta última cara más amarga con la incorporación a sus filas de Pepe Araújo, hasta hace poco hombre fuerte de Jesús Vázquez en el Ayuntamiento de Orense y militante en el PP durante 27 años. Su entrada supuso automáticamente una salida. Tomó la puerta Alberto Rodríguez, coordinador y viceportavoz de los naranjas en la ciudad, entre fortísimas acusaciones que pueden acabar en los tribunales. El secretario de Organización de Ciudadanos, Laureano Bermejo, reveló ayer su voluntad de interponer acciones legales contra Rodríguez una vez haya finalizado el periplo electoral.

Para el dimisionario, los ideales con los que llegó a la formación naranja se derrumbaron al constatar que lo de Araújo tornaba de secreto a voces a realidad. «Había venido a este partido porque representaba la regeneración democrática, el fin de la vieja política, la eliminación de las puertas giratorias...pero parece que al final hemos cambiado nuestros ideales por las soluciones profesionales de quien siempre ha vivido, vive y vivirá de la política», subrayó Rodríguez al presentar su renuncia, según recoge Europa Press.

Sin aducir ningún reparo «personal» contra Araújo, el exportavoz naranja sí recalcó que habían denunciado su tarea como edil «al menos en 37 ocasiones», por su «falta de profesionalidad» o su «dejadez política». Contra Bermejo, en cambio, se mostró demoledor. Le acusó de haber «fomentado constantemente grupos de poder dentro de la organización para desmotivar y desestabilizar» a sus miembros, y dijo haber aprendido de él «todo lo asqueroso de la política». A saber: «manipular, enfrentar a los compañeros, mentir, quedarse con el dinero de afiliados o coaccionar el libre voto» de la militancia.

Los ataques fueron respondidos ayer por el dirigente naranja. Bermejo amenazó con defender su honor «con todas las consecuencias hasta el final», aunque cuando se haya resuelto el panorama electoral. «Más allá de mi faceta política, soy un profesional y empresario de la ciudad, tengo familia y tengo que velar porque no se ponga en tela de juicio mi honorabilidad. No tengo intención de hacerlo más pronto que tarde, quizá más adelante», subrayó a EP.

Ciudadanos atribuye el bullicio generado en torno a Rodríguez a un «arrebato personal» tras ver cómo sus «aspiraciones políticas» eran absorbidas por Araújo, fichaje de relumbrón con el que el partido quiere relanzarse en la escena municipal. Otras ciudades todavía esperan conocer a su candidato. No son pocas las dudas que emanan de la posible candidatura de Chema Paz Gago, profesor de la UDC, para La Coruña. En Vigo, mientras, se mantiene el hermetismo.