Imagen de archivo del embalse de Eiras, del que sale el agua que se potabiliza en O Casal
Imagen de archivo del embalse de Eiras, del que sale el agua que se potabiliza en O Casal - EFE
REVÉS PARA CABALLERO

La Justicia ratifica que Vigo incumplió el control de la calidad del agua, con «un riesgo sanitario»

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo avala la sanción impuesta por la Consellería de Sanidade en 2018

SANTIAGOActualizado:

Revés para Abel Caballero en el arranque de su cuarto mandato como alcalde de Vigo. Y con un tema espinoso y que viene de largo. El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de la ciudad olívica ha ratificado la sanción que impuso la Consellería de Sanidad al gobierno local por incumplimientos reiterados en el control de la calidad del agua para consumo humano.

El titular del juzgado, Luis Ángel Fernández Barrio, en una sentencia con fecha de 11 de junio, constata la repetida falta de control por parte del Ayuntamiento socialista, que motivó la apertura del expediente sancionador por parte de Sanidade en enero de 2018. Esa falta de control, señala la sentencia, entraña «un riesgo sanitario para los consumidores, ya que se desconoce la aptitud del agua», informa la Xunta en un comunicado.

El magistrado confirma la comisión de cuatro infracciones, tres de carácter grave y una leve, recogidas en el expediente de Sanidade: ausencia de certificación o acreditación del Laboratorio Municipal, falta de determinación de metales en las analíticas de control, ausencia de notificación a la autoridad sanitaria de los supuestos constatados de agua no apta para el consumo, y no suministrar los datos al Sinac (Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo).

El juez cifra la multa de la que tendrá que hacerse cargo el Ayuntamiento liderado por Abel Caballero en 19.030,36 euros, frente a los 21.520,24 iniciales. También rebaja dos de las cuatro infracciones administrativas que recogía el expediente sancionador. El Ayuntamiento dispone de 15 días, a contabilizar a partir del día siguiente a la notificación, para interponer recurso de apelación.

Reiteradas deficiencias

La Xunta recuerda, en la nota donde da cuenta de la ratificación del expediente sancionador, que éste se abrió tras detectar reiteradas deficiencias en los controles realizados por el Laboratorio Municipal en los grifos de los consumidores, así como incumplimientos en la calidad del agua que no fueron comunicados a la autoridad sanitaria.

Las inspecciones de Saúde Pública destaparon ese incumplimiento retirado de la normativa que establece los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo, requiriéndole al concello la aplicación de las pertinenetes medidas correctoras. En paralelo, se acordaba la suspensión temporal del funcionamiento del Laboratorio Municipal para realizar análisis de agua para consumo o cualquier actividad para la que se le exijiera un certificado o acreditación del que carecía al incoarse al expediente.

Los técnicos sanitarios de la Consellería pudieron constatar, y así se acreditó ante el juez, que en los análisis de 2016 y 2017 del Laboatorio Municipal figuraban hasta 24 analíticas que calificaron el agua como no apta y otras 31 como apta con no conformidad. Ninguno de esos incumplimmientos fue sometido a confirmación con una analítica antes de las 24 horas de haberse detectado, ni fue comunicado a la autoridad sanitaria por parte del Concello de Vigo. Esos análisis tampoco figuraban en el Sinac. Más aún, en 2015 quedó acreditado que no se realizaron la totalidad de los análisis, recuerda la Xunta.

Sanidade subraya que la gestión del abastecimiento le corresponde a la empresa municipal encargada del servicio, por lo que el control en el grifo del consumidor es competencia de la adminsitración local.

El PP urge a tomar medidas

Tras conocerse la sentencia, el PP de Vigo, a través de su portavoz Alfonso Marnotes, ha urgido a tomar todas las medidas que sean necesarias para «garantizar la calidad del agua que beben los vigueses». «Si Vigo quiere liderar y mirar hacia el futuro, tiene que ser, antes que nada, un Concello transparente», ha incidido. «La transparencia siempre beneficia a los vecinos; y los vecinos tienen que ser siempre los primero».

Para ello, el portavoz popular ha tendido la mano a Caballero para realizar las actuaciones necesarias que garanticen la calidad del agua, independientemente de las condiciones climatológicas, comenzando por la potabilizadora de O Casal. «Es imprescindible mejorarla, y podemos trabajar juntos para hacerlo ya», indica.

Marnotes ha destacado que la calidad de los servicios públicos es «uno de los grandes retos del Vigo del futuro que queremos construir», y ha abogado por la colaboración entre las administraciones: «Sólo así lograremos los mejor para los vigueses».