Feijóo tiende a los periodistas tras la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP - JAIME GARCÍA
SUCESIÓN EN EL PP

Feijóo mantiene el suspense y no revelará su futuro hasta, por lo menos, la semana próxima

El mandatario gallego ve con buenos ojos que haya varios aspirantes y recuerda «las complejidades» de presidir una comunidad: «Voy a intentar ser responsable»

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ni media pista. Alberto Núñez Feijóo ha vuelto a esquivar a los periodistas sin aclarar qué decisión tomará respecto a la sucesión de Mariano Rajoy al frente del Partido Popular. Este lunes, a su salida de la Junta Directiva Nacional que convocó al congreso extraordiario para los días 20 y 21 de julio, el presidente de la Xunta no solo no despejó la incógnita más deseada de los últimos años, sino que avanzó que no se pronunciará hasta, por lo menos, el lunes de la semana próxima.

«Esta es la semana de los militantes, esto no ocurre con frecuencia, ellos va a tomar la decisión de quién van a avalar para que entre el 18 y el 20 sepamos qué compañeros, qué compañeras quieren presentarse como precandidatos», ha señalado, «entre esos días las personas que quieran presentarse deben de hacerlo, tienen el derecho a hacerlo y la responsabilidad de hacerlo». Y él, ha aseverado, no se va a «desviar» de esos plazos. La duda sobre su futuro seguirá pendiente hasta entonces.

«Que los militantes hablen y concreten cuáles son sus propuestas, voy a respetar el procedimiento en todo caso». Refiriéndose a su papel en el proceso, Feijóo ha vuelto a insistir en que actuará «con responsabilidad», dada su condición de militante popular y responsable de un gobierno autonómico. «Soy presidente de una comunidad, eso tiene muchas complejidades y voy a intentar ser responsable como presidente de comunidad autónoma y como militante del PP de Galicia y de España», ha dicho. Pero en sus palabras, lejos de lanzar mensajes ocultos o consignas veladas, lo que ha habido es, según indica su entorno, un ánimo premeditado de respetar a un Mariano Rajoy que ha presidido la Junta Directiva.

La intención de Núñez Feijóo de agotar los plazos en todo proceso decisorio no es nueva en la política gallega. «Si puedes tener más días para la reflexión, ¿para qué precipitarse?», resume un colaborador. Su último gran anuncio, su decisión de presentarse por tercera vez a las autonómicas, lo comunicó al partido en Galicia en abril de 2016, apenas cinco meses antes de la convocatoria electoral que acabó siendo el 25 de septiembre de ese año. Los cambios en su gobierno cuando algunos de sus miembros han concurrido a las municipales se han realizado igualmente sobre la bocina. «Feijóo no toma decisiones apresuradas», insiste su entorno, «y mucho menos una relativa a optar al liderazgo del principal partido del centro-derecha español».

Tampoco parecía que un canutazo ante periodistas en unos pasillos del hotel donde se celebraba la Junta Directiva fuese la puesta en escena idónea para que Feijóo resolviera el arcano que mantiene en vilo al PP. Dada su condición de presidente del partido en Galicia, y tras manifestar de manera reiterada su compromiso con la Comunidad que preside y con la que estaría vinculado hasta el fin de la legislatura hasta 2020, no se descarta que cualquier anuncio que pueda efectuar se produzca en los órganos regionales. Ya sea para comunicar su salto o para todo lo contrario.

En todo caso, el PP gallego ya manejaba el escenario del adiós de Feijóo cuando rematara este tercer mandato, si bien los tiempos para iniciar la sucesión gallega tenían marcado su inicio tras las municipales del año próximo. Los resultados de estas elecciones podían facilitar la selección de perfiles idóneos para convertirse en candidato para las gallegas de 2020. Todos estos plazos se han visto alterados por la dimisión de Rajoy y el anunció de un congreso exprés, pero incluso ante la posibilidad de que Feijóo adelantara su salida, distintas fuentes coinciden en señalar que la legislatura autonómica se agotaría de todos modos, aunque fuera con un presidente interino y se eligiera posteriormente a otro cabeza de cartel. Lo que se evita por todos los medios es entrar en el baile de nombres.

Favorable a varios candidatos

El presidente gallego también ha restado todo el dramatismo posible ante una eventual concurrencia de varios candidatos al trono popular, una situación que para algunos debilitaría la unidad interna del partido. «Cada uno tiene que decidir lo que considere oportuno», y ha recordado como durante la sucesión de Manuel Fraga en Galicia en 2006 «fueron cuatro candidatos, uno renunció y los otros tres fueron hasta el final. No pasa nada porque haya varios candidatos». No obstante, «ocurra lo que ocurra, la persona que resulte presidente debe de intentar sumar y multiplicar el partido». En aquel 2006, Feijóo acabó integrando en su candidatura al ahora portavoz popular en el Senado, José Manuel Barreiro, en calidad de vicepresidente del PP gallego.