Peregrinos del Camino de Santiago ayudados por unos voluntarios
Peregrinos del Camino de Santiago ayudados por unos voluntarios - MIGUEL MUÑIZ
CONSEJOS SALUDABLES

Decálogo para acometer el Camino de Santiago

Portar una mochila que no sobrepase los 10 kilogramos, caminar apoyando totalmente el pie o descansar 15 minutos cada dos horas son algunas de las claves identificadas por el Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Galicia

Actualizado:

La dureza del Camino de Santiago es por todos conocida. Los peregrinos que acuden a la capital gallega realizan largas travesías compuestas por etapas que acostumbran a sobrepasar los 20 kilómetros diarios. Con el fin de salvaguardar la salud de aquellas personas que acometen viajes a pie de tal envergadura, el Colegio Oficial de Fisioterapeutas de Galicia establece, a través de un vídeo que se enmarca dentro la campaña «12 meses, 12 consellos de saude», una serie de consejos para el buen desarrollo de la extensa caminata.

1. Preparación física previa. La institución gallega considera necesario realizar ejercicios de tonificación y estiramientos con el fin de abordar grandes paseos a pie. También es recomendable acudir a un fisioterapeuta para conocer la condición física del caminante, con el fin advertirlo sobre posibles riesgos y obtener una valoración articular y muscular con anterioridad al desarrollo del periplo.

2. Planifica a conciencia la ruta. El Colegio de Fisioterapeutas aconseja conocer bien el trayecto que se va a tomar y todos aquellos aspectos que guarden relación con el mismo, identificando refugios y comprobando la meteorología para adecuar la indumentaria al tiempo previsto durante la jornada.

3. Importancia de la ropa. Es clave adecuar la vestimenta a la estación del año y a la situación meteorológica. Se aconseja una indumentaria térmica y aislante así como calzado de treking o montaña de tejido ligero e impermeable y con suela de taco de goma. En cuanto a los calcetines: altos, elásticos y transpirables.

4. La mochila no debe exceder los 10 kilogramos. Además, este accesorio debe ser cómodo, impermeable, ligero y adaptable.

5. Portar un botiquín y otros instrumentos básicos. Una linterna, un mapa, una brújula o una navaja multiusos son objetos prioritarios para sumergirse en un trayecto de gran distancia.

6. Caminar a paso cómodo, apoyando totalmente el pie en el suelo. Esta medida tiene como objetivo evitar sobrecargas o posible molestias o lesiones.

7. Beber cada 10 o 15 minutos.

8. Descansar 10 o 15 minutos cada dos horas. Asimismo, durante el reposo es aconsejable descalzarse y poner los pies en alto.

9. Usar bastones de treking. Éstos ofrecen estabilidad y la capacidad para no cargar demasiado las articulaciones.

10. Si se produce alguna lesión, aplicar frío local o tomar antiinflamotorios.