El almendro Gladiador, que ha sido copiado por los científicos del CSIC
El almendro Gladiador, que ha sido copiado por los científicos del CSIC - CSIC
CIENCIA

El CSIC logra clonar a Gladiador, un árbol singular de 300 años

Cuanto mayor es la edad del individuo más difícil es realizar copias idénticas

SantiagoActualizado:

Plantado hace 300 años en Membrilla (Ciudad Real) Gladiador, un almendro de gran porte, vive rodeado por olivos. Tras doce meses de trabajo, dos investigadoras del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en Galicia han logrado clonarlo in vitro y disponen ya de más de 150 plantas idénticas al almendro centenario pasadas a tierra.

«Como tenemos una copia del árbol podemos seguir produciendo plantas en el futuro», explica Concepción Sánchez, una de las científicas encargadas del proyecto. La clonación de árboles es ya de por sí más dificultosa que la de otras plantas, pero a mayor edad se complica la tarea de conseguir un individuo genéticamente igual. La clonación de Gladiador se enmarca en un contrato de colaboración entre el Instituto de Investigaciones Agrobiológicas de Galicia y la Fundación Internacional para la Restauración de Ecosistemas. A esta última llegarán las plantas para ser colocadas en diferentes zonas para aumentar la biodiversidad, explica Sánchez.

«La ventaja es que estamos propagando árboles plus, que son árboles idénticos por unas características, bien de resistencia, bien de frutos o resistencia a enfermedades. Estamos reproduciendo genotipos de élite», indica Concepción Sánchez.

El Instituto de Investigaciones Agrobiológicas de Galicia fue uno de los pioneros en España en experimentar con la clonación de plantas. Empezaron en los años 70 y hoy son uno de los laboratorios de referencia en España. A lo largo de los años han trabajado con especies como el castaño, el roble, la encina, el chopo o el aliso, entre otras. «En el caso del castaño, por ejemplo, trabajamos con árboles que sean resistentes a enfermedades como la tinta. En el caso de la encina se buscan árboles selectos, que por su edad han demostrado que tienen una capacidad de supervivencia elevada», relata Concepción Sánchez. Algunos alisos clonados han sido utilizados ya para repoblaciones de ribera en los márgenes de los ríos gallegos.

El proceso

Los científicos toman ramas con yemas del árbol y las esterilizan. En el laboratorio se inocula este material en un medio de cultivo y si tienen éxito consiguen obtener una planta in vitro. «Esta planta nos permite obtener una progresión geométrica a lo largo del tiempo. Si tenemos una planta, a las cuatro semanas de ese pequeño brote que tenemos in vitro vamos a tener tres o cuatro plantas y así sucesivamente», explica la investigadora del CSIC. Después con tratamientos hormonales se consigue que saquen raíces y finalmente se plantan en la tierra.