Imagen de la papelera situada en Lourizán
Imagen de la papelera situada en Lourizán - M. MUÑIZ
Polémica por la prórroga a la papelera

Las cifras de Ence hablan

Una auditoría después, la papelera de Lourizán defiende su actividad y combate las críticas

Santiago Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La crítica generalizada a pie de calle a Ence es que huele mal y contamina ambiental y paisajísticamente la ría de Pontevedra. Un cúmulo de mentiras y otro de medias verdades construyen el discurso del descrédito, impidiendo ver la verdadera dimensión de una industria que, aun ubicada en un emplazamiento que no gusta a nadie, genera una dimensión económica estudiada a través de una auditoría encargada a KPMG en 2013.

En términos de empleo, la consultora cifró en 5.048 los puestos de trabajo vinculados a la papelera: 329 directos, 2.042 indirectos, 1.144 indirectos secundarios y 1.173 inducidos. Según sus cálculos, 800 empleos se generan en los concellos limítrofes a la planta. Además, uno de cada tres trabajadores del sector forestal gallego depende de Ence. Los principales beneficiarios son los pequeños productores de madera. El 95% de los proveedores particulares de la planta facturan menos de 100.000 euros al año, lo que da una idea de su tamaño. De hecho, más de 90 millones se distribuyen en concellos de menos de 10.000 habitantes. Toda la madera que compran es gallega.

En cifras macro, casi un tercio del PIB local de Pontevedra se genera en Lourizán. KPMG lo cuantifica en 459 millones de euros a la riqueza autonómica (un 0,8% del total), de los que 33 millones van al pago de impuestos a las distintas administraciones (450.000 para el concello de Pontevedra que pide su marcha de la ría). El 95% de la pasta de papel que se genera se destina a la exportación, una entrada de capitales que en 2012 alcanzó los 200 millones de euros.

Distintas asociaciones opuestas a Ence la acusan de fomentar la plantación del eucalipto en el monte gallego frente a otras especies autóctonas. El 21% de los cultivos forestales son de este árbol, pero Ence replica que en Galicia hay 800.000 hectáreas abandonadas en las que podrían impulsarse otros cultivos alternativos.

La papelera presume también de fabricar un producto «recomendado por Greenpeace», en referencia a su papel libre de cloro, ya que este agente químico dejó de emplearse en el blanqueo en 1997.

Delito ambiental

Es una acusación recurrente desde la Asociación pola Defensa da Ría (APDR), que editó en su día un Libro Blanco contra Ence que la pastera replicó con otra publicación. Ence la admite pero recuerda que fue condenada en 2002 «por hechos ocurridos entre 1987 y 1994», y que según la empresa nada tiene que ver con su actual proceso de producción.

De hecho, la contaminación actual de la ría pontevedresa es por bacterias coliformes, derivada de los problemas de depuración de los vertidos urbanos, y no de la papelera. Lo acreditó un estudio de la Universidad de Barcelona, que no encontró coliformes ni en los afluentes de Ence ni en el agua que vierte la factoría, de la que tampoco salen mercurio ni otros metales pesados, como en ocasiones se ha acusado. La Comisión Europea ha premiado a la pastera por su cumplimiento de las exigencias ambientales. Por último, el olor. Ence asegura que lo ha reducido en un 99% en los últimos cinco años.