Las principales víctimas suelen ser mayores con joyas a la vista
Las principales víctimas suelen ser mayores con joyas a la vista - ABC
POLICÍA

Alerta por el timo del «abrazo cariñoso», con personas mayores como principales víctimas

Lo suelen practicar bandas rumanas, donde la mujer acomete el robo y el hombre la espera en un coche para escapar

SantiagoActualizado:

Los timos a pie de calle vuelven a preocupar a la Policía. La última alerta la ha lanzado la Policía Nacional desde Galicia, donde ya se han detectado numerosas denuncias por el conocido como «timo del abrazo cariñoso». El último caso conocido ha derivado en el ingreso en prisión de dos personas detenidas en Betanzos (La Coruña) por robo con violencia y pertenencia a un grupo criminal dedicado a la comisión de sustracciones por el método del «abrazo cariñoso».

Según indicaron los agentes encargados de la operación, que sigue abierta, en un comunicado, este mes de mayo recibieron varias denuncias en las que se daba cuenta de hurtos y robos utilizando este método en distintos puntos de la geografía gallega, como La Coruña, Ferrol, Pontevedra, Vigo y Marín. Además de los arrestados, los investigadores han identificado a varias personas más componentes de este grupo, han localizado dos viviendas utilizadas por estas personas, una en Betanzos y otra en Milladoiro, y se han incautado de diversos vehículos en los que se movían de una localidad a otra.

Suelen robar joyas visibles

Con estas detenciones e identificaciones practicadas se da por desarticulado este grupo de delincuentes itinerantes, aunque no se descartan nuevas detenciones. Según detalla la Policía, esta tipología delictiva se comete por grupos itinerantes de personas, normalmente de origen rumano, que se desplazan por toda la geografía del territorio español y actúan en pareja, siendo la mujer la que se acerca a personas de avanzada edad que suelen llevar de forma visible alguna joya para, de manera cariñosa, comenzar a tocar a la persona y robarle.

Suelen tratar de camelarla para que la víctima no perciba sus intenciones y en cuanto obtiene su botín, se van a toda prisa. Las autoras suelen ir acompañadas por un varón que se queda en las inmediaciones dentro de un vehículo para dar cobertura en la huida.