Absuelta una madre por pegarle una bofetada a su hijo para evitar que se fuese de casa

El magistrado afirma que el niño buscó humillar a la mujer y que ella no buscó lesionar al menor

SANTIAGOActualizado:

El Juzgado de lo Penal número 2 de La Coruña ha decidido absolver a una mujer acusada de dos delitos de lesiones leves al propinarle una bofetada a su hijo de 11 años y arañarle para evitar que este se fuese de casa.

El magistrado de este caso afirmó en la sentencia que el comportamiento del chico, que lanzó un móvil al suelo «no solo muestra desprecio a la autoridad materna, sino también al esfuerzo y trabajo que supone ganar un salario con el que adquirir bienes». Por otra parte, argumentó que lanzar ese móvil es un acto de violencia, llevando a un apartado distinto a una discusión en las que exponen argumentos contrarios. Por último, el juez remarca que el menor siguió la actitud de «síndrome de emperador», buscando humillar y despreciar a su madre.

Bofetada justificada

En cuanto al incidente que se saldó con una bofetada y unos arañazos al joven por parte de la madre, la sentencia remarca que está justificado, ya que el menor buscaba marcharse del hogar. «No existe la más mínima intencionalidad de la acusada en lesionar a su hijo, solo de agarrarlo», argumenta.

El Ministerio Fiscal había pedido que la madre no se pudiese acercar a su vástago durante 6 meses y a 50 metros, 35 días de trabajos a la comunidad y a la prohibición durante 18 meses de poseer armas.