Imagen de María Gombau tomada durante una protesta ante las Cortes Valencianas en el año 2011 - ROBER SOLSONA | Vídeo: ATLAS
Sucesos

La madre del filicidio de Godella, sobre la muerte de sus hijos: «Era la única forma de salvar sus almas»

Los informes médicos apuntalan la tesis de que la joven pudo sufrir un brote psicótico tras su primera declaración, avanzada por ABC, en la que señaló el crimen se lo ordenó Dios

VALENCIAActualizado:

María Gombau confesó que había matado a sus hijos -los pequeños Amiel e Ixchel- el pasado 13 de marzo en la localidad valenciana de Godella porque «habían perdido su alma». Llevó a los agentes de la Guardia Civil hasta lugar donde estaban enterrados y fue trasladada tras el hallazgo de los cuerpos de los niños (de tres años y cinco meses de edad) a la unidad psiquiátrica de un hospital valenciano para ser evaluada por los especialistas, dado que le constaban antecedentes de problemas mentales.

La presunta filicida explicó al psiquiatra que le antendió en primera instancia que había acabado con la vida de los menores porque «Dios le había ordenado que los matara porque sus almas no eran puras», conforme avanzó en exclusiva ABC el 18 de marzo. Entonces ya se refirió al diablo y a la reencarnación, habló de de persecuciones y de su pareja y padre de los menores, Gabriel Salvador Carvajal.

La joven permanece ingresada en la prisión de Picassent y ha sido sometida a nuevas exploraciones que apuntalan la tesis que se manejó desde el primer momento: María habría sufrido un brote psicótico la noche que mató a los pequeños. Con todo, este extremo todavía deber ser confirmado por el Juzgado que instruye el caso que conmocionó a la localidad valencia el pasado mes de marzo.

La declaración de la joven en la que confesó el crimen -desvelada en su integridad por el programa «Espejo Público»- revela que María sostuvo que «era la única forma de salvar sus almas y salvarme yo misma. Me da mucha pena la muerte de los pequeños pero es que habían perdido su alma, no eran mis hijos. Es la voluntad de Dios y yo estoy tranquila».

La abuela declara ante el juez

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de Paterna que investiga el caso ha tomado este jueves declaración a Noemí Mensua, la madre de la detenida y abuela de los niños, quien acudió a un juez horas antes del asesinato de los pequeños para alertar del peligro que corrían. Tras cuatro horas en los juzgados, la mujer se ha marchado sin realizar declaraciones.

Conforme avanzó ABC, la abuela relató en su denuncia que desde tres semanas antes su hija y su yerno estaban psicológicamente muy alterados y ella creía que sus nietos corrían «cierto peligro». Explicó que les estaba ayudando mucho y acompañando en todo lo que podía, pero el lunes había recibido un mensaje de whatsapp de María que le hizo pensar lo peor. «Gracias por todo, Creador. Me voy contigo. Adiós mamá».

Mientras el magistrado que instruye el caso sigue con las pesquisas, María Gumbau y Gabriel Salvador Carvajal permanecen en prisión. Según adelantó «Las Provincias», la Audiencia Provincial de Valencia ha rechazado el recurso presentado por la defensa del padre de los niños asesinados al considerar que persiste el riesgo de fuga por la falta de arraigo.