Imagen del centro de coinnovación de Mercadona en Paterna - ABC
Economía

Así es el laboratorio en el que Mercadona prueba con los clientes los productos de Hacendado

El centro de coinnovación de Paterna recrea una tienda en la que se prueba el surtido y su disposición en los lineales

VALENCIAActualizado:

«Cuanto más te preocupes por el cliente más ganas». Con esta frase resumía Juan Roig el «secreto» del éxito de Mercadona, que en 2019 ha batido su récord histórico de ventas, con una facturación superior a los 24.000 millones de euros, y ha disparado su beneficio neto un 84 por ciento, hasta los 593 millones. La compañía de capital valenciano ya representa el 27,5 por ciento de la cuota de mercado de la distribución minorista en España gracias a una estrategia enfocada en primer lugar en «satisfacer a los jefes», conforme denomina a los clientes en su jerga interna.

Para ello, Mercadona cuenta con diecinueve centros de coinnovación en España y Portugal. Se trata de «laboratorios» de ideas donde experimenta con los productos que demandan los consumidores antes de incorporarlos a sus lineales bajo las marcas de Hacendado, Bosque Verde y Delyplus. Solo durante el año pasado Mercadona desarrolló 9.000 sesiones con clientes en sus centros de coinnovación, donde se prueban desde los arroces en paelleros hasta los detergentes y suavizantes en lavadoras pasando por la nueva sección de comidas para llevar. Más de 40.000 «jefes» participaron en estas reuniones. El resultado fue la puesta a la venta de trescientos nuevos productos. Mercadona invirtió el pasado año más de treinta millones de euros en sus centros de coinnovación, cuyo máximo exponente es la tienda que recrea en un polígono industrial de la localidad valenciana de Paterna, bautizado como «Jarrods», donde este martes Juan Roig ha presentado los resultados de la compañía.

Imagen de Juan Roig en la sección de «Listo para comer»
Imagen de Juan Roig en la sección de «Listo para comer» - ROBER SOLSONA

Inaugurado en 2017, se trata de un centro de 5.700 metros cuadrados en el que la cadena invirtió 3,5 millones de euros. En síntesis es un supermercado sin clientes con todos los productos para realizar «laboratorios». Así, cuenta con cocina, paelleros, asadores y servicios de limpieza para testar los productos con los clientes antes de ponerlos a la venta. El «Jarrods» ha sido reconocido como una de las principales innovaciones del sector de la distribución en España por el Observatorio de la Innovación en el Gran Consumo.

Este centro, encuadrado en el Departamento de Prescripción de Mercadona, basa su actividad en «captar lo que necesita el jefe, definir un surtido eficaz e implantarlo en colaboración con los proveedores especialistas».