Sede de la Conselleria de Sanidad de la Generalitat Valencianas - ROBER SOLSONA
Consumo

La Generalitat mantiene la alerta por las ocho marcas de jamón y fiambre que aconseja no consumir

Un juzgado de Badajoz investiga las empresas que distrubuyeron los productos

VALENCIAActualizado:

La Dirección General de Salud Pública de la Generalitat Valenciana mantiene en vigor la alerta alimentaria notificada el pasado 18 de junio, que afecta a ocho marcas de fiambres que recomienda no consumir. Según fuentes oficiales, la Conselleria de Sanidad trabaja de forma coordinada con la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN), dependiente del Ministerio de Sanidad y Consumo en el marco de la alerta, que supuso la inmovilización de un total de 490,6 toneladas de productos cárnicos, en su mayoría jamones, chorizo, salami y salchichón.

[Cómo reclamar por la partida de jamones y fiambres no aptos para el consumo]

Las marcas comercializadas cuyos productos se han retirado del mercado desde la pasada semana corresponden a Jamón Bodega Alto de Aitana, Jamón Bodega Sierra Gorda, Aire de Mariola, Serranía de Ameta, El Galán, Jamones Croval, Don Enrique y Oro la Ermita.

La Dirección General de Salud Pública mantiene la recomendación a los consumidores que hayan adquirido productos cárnicos curados de estas marcas en sus hogares de que se abstengan de consumirlos.

La Conselleria de Sanidad, que retiró productos de los supermercados Family Cash y de la cadena KUUPS, ha declinado ofrecer más detalles sobre un caso que investiga un juzgado de la localidad pacense de Fregenal de la Sierra. En la trama de empresas que suministraban los productos en mal estado hay firmas de Extremadura, al margen de las dos de Alzira y las Bocairent, Cheste y Real de Montroy -todas ellas en la provincia de Valencia- cuya actividad se clausuró la semana pasada tras las inspecciones llevadas a cabo por la Generalitat.