Dos jóvenes pasean a sus mascotas en el centro de Valencia
Dos jóvenes pasean a sus mascotas en el centro de Valencia - ROBER SOLSONA
Sociedad

Los ayuntamientos valencianos podrán cobrar por tener un perro y limitar el número de mascotas en casa

La Generalitat prepara una nueva ley que endurece medidas que buscan la «protección, bienestar y tenencia responsable de los animales de compañía»

VALENCIAActualizado:

La nueva ley sobre protección, bienestar y tenencia de animales de compañía de la Generalitat Valenciana permitirá a los Ayuntamientos limitar el número de mascotas por viviendas de su término municipal, así como cobrar un impuesto municipal por la «tenencia y cría de perros». Este gravamen, según explica el anteproyecto, se destinaría a sufragar los gastos derivados del cumplimiento de la propia ley, que exige más competencias a los ayuntamientos ante casos de animales extraviados, abandonados y vagabundos.

Además, la nueva ley prohíbe de manera general el sacrificio de los animales -únicamente autorizado por razones de salud o seguridad-, por lo que reforma la anterior normativa (que sí autoriza, «al margen de razones sanitarias, el sacrificio de los animales» cuando no se consiga que los animales abandonados sean adoptados) y obliga a los ayuntamientos a custodiar a los animales hasta encontrarles acogida.

La norma, que se encuentra en fase de consulta pública, deroga su antecesora –la Ley 4/1994 de Protección de los Animales de compañía– con el fin de «aumentar la sensibilidad colectiva hacia comportamientos más humanitarios y propios de una sociedad moderna».

Los doce títulos de la nueva ley buscan, entre otros fines, los más perseguidos por las protectoras de animales, como son la adopción como medio de tener una mascota, la erradicación del abandono y del maltrato animal o la tenencia responsable. Por ello las sanciones se endurecen y aumentan hasta los 30.000 euros para las infracciones muy graves (frente a los 18.000 que contemplaba la anterior ley) y prohíbe el uso de animales salvajes en espectáculos de circo. Las infracciones graves se sancionarán con una multa de 3.001 a 6.000 euros y las leves con importe de entre 100 a 3.000 euros.

Prohibido exhibir animales en la calle

Así, la norma enumera una serie de prohibiciones para los propietarios de las mascotas y en general «a todas aquellas personas que mantengan, disfruten, custodien de animales», como el sacrificio de animales de compañía con sufrimientos físicos, sin necesidad o causa justificada, el maltrato, el abandono, las mutilaciones (si no son aconsejadas y vigiladas por veterinarios), someterles a inanición, exhibir animales en escaparates comerciales a la vía pública, hacer donación de animales como premio, reclamo publicitario, recompensa o regalo de compensación».

Tampoco se permite venderlos o donarlos a menores de 18 años y a incapacitados, o a laboratorios para la experimentación «sin el cumplimiento de las garantías previstas en la normativa vigente», mantenerlos en vehículos estacionados o lugares con exposición solar «sin protección o sin la ventilación y temperatura adecuada», utilizar collares de ahorque, pinchos o eléctricos que puedan resultar dañinos para los animales sin la debida justificación, entre otras.

En cambio, según el escrito, esta ley no se aplicará a los animales utilizados en espectáculos taurinos y en espectáculos taurinos populares autorizados, la fauna silvestre o salvaje que viva en su medio natural, los animales de producción y los utilizados con fines experimentales (que se regirán por su legislación específica) y los animales de compañía asilvestrados que no toleran la convivencia humana.

Más responsabilidades para los ayuntamientos

Una vez entre en vigor la nueva normativa, los ayuntamientos tendrán que recoger a los animales abandonados, vagabundos, perdidos o extraviados y retenerlos para realojarlos en un centro de acogida que tenga capacidad. Estas funciones pasan a ser exclusivas de los consistorios, y se exige a los municipios tener un servicio 24 horas de urgencias para la recogida y atención veterinaria de los animales, así como la realización de campañas de esterilización de animales y la promoción de la adopción como medida preventiva del abandono. Deberán tener, además, un archivo de los animales abandonados no identificados.

La ley que prepara la Conselleria de Agricultura y Medio Ambiente explica con detalle las obligaciones básicas de los poseedores de mascotas en cuanto a la identificación de los animales mediante microchip de perros y équidos, e indica que se debe comunicar la muerte o extravío, así como prestar auxilio a animales atropellados o heridos y comunicar los hechos al Ayuntamiento (se considera infracción leve en caso de no hacerlo). También se subraya especialmente que el propietario está obligado a impedir que los animales «depositen sus deyecciones en aceras, paseos, jardines y en general en espacios públicos o privados de uso común» y que debe retirarlas y dejar la zona limpia.