Gabriel Rufián, de ERC, fotografiado en el Congreso
Gabriel Rufián, de ERC, fotografiado en el Congreso - Jaime García

Malestar en ERC por el acuerdo JpC-PSC en la Diputación de Barcelona: «Las cosas no serán iguales»

Los republicanos califican el pacto de «jugada triste que no tiene en cuenta el futuro del país»

BarcelonaActualizado:

El presidente del PDeCAT, David Bonvehí, cree que el pacto que cerró ayer JxCat para gobernar con el PSC la Diputación de Barcelona no afectará al Govern de la Generalitat, pero el actual vicepresidente de la Diputación, Dionís Guiteras, de ERC, ha advertido de que «las cosas no serán iguales».

Las palabras de Guiteras se suman a las de otros dirigentes republicanos como Gabriel Rufián, que reaccionó airado en Twitter para asegurar que si esto mismo lo hubiese hecho ERC «Tardà y yo tendríamos ya 10 artículos de urgencia del sanedrín convergente y 155 tuits de sus palmeros a sueldo». También el el presidente del grupo parlamentario de ERC, Sergi Sabrià, tiró de ironía para valorar el pacto y aseguró que «la confianza está en una situación muy delicada».

En sendas entrevistas en Catalunya Ràdio, los dos políticos independentistas se han pronunciado en estos términos después de que el PSC y JpC hayan cerrado un pacto para gobernar juntos la Diputación de Barcelona, cuya presidencia recaerá en los socialistas, que en los próximos días decidirán quién es su candidato o candidata.

Bonvehí, preguntado sobre si el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont estaba al caso de esta alianza, ha respondido que es «nuestro líder político y estos días, como todos nuestros líderes, está al caso de los diferentes acuerdos. Nosotros somos un espacio que se coordina y se organiza y las decisiones se toman conjuntamente».

Para el dirigente del PDeCAT, el PSC «continúa siendo uno de los partidos que promovieron y aceptaron el 155», pero «las mayorías en las elecciones municipales han sido las que han sido» y «en el escenario que ahora tenemos, parece que poder estar en el gobierno de la diputación es lo más positivo que ha conseguido una fuerza como la nuestra».

En su opinión, este hecho «no afectará al Govern» y ha recordado que hace unas semanas, en ayuntamientos como Figueres y Sant Cugat del Vallès, «con una mayoría independentista, ERC prefirió pactar con la CUP y el PSC para echar a la persona que había ganado las elecciones de manera muy amplia». Bonvehí ha remarcado que «si en aquel momento no hubo crisis, a pesar de no compartirlo, aceptamos el resultado de las urnas y de estos pactos, en los que la persona más votada fue impedida a ser alcalde. Ahora nos parece que no hay motivo para que las relaciones en el Govern se incumplan».

Sin embargo, Dionís Guiteras ha considerado que a partir de ahora «las cosas no serán iguales», aunque también ha subrayado que es «optimista» y hasta el jueves «tenemos tiempo para que las cosas que considera JpC que se les habría de haber dado se puedan hablar». A la vez, ha calificado el pacto «de una jugada no maestra, sino triste, que no tiene en cuenta el futuro del país» y de «gran error», aunque en ERC siguen «dispuestos a seguir negociando».