Los presos independentistas de Lledoners (Barcelona), en una foto difundida este fin de semana por Òmnium
Los presos independentistas de Lledoners (Barcelona), en una foto difundida este fin de semana por Òmnium - ABC

Los exconsejeros Rull y Forn se suman a la huelga de hambre de los presos independentistas

Ya son cuatro los internos que se apuntan a esta iniciativa, todos del entorno posconvergente y ninguno de Esquerra

BarcelonaActualizado:

Ya son cuatro los políticos presos independentistas en huelga de hambre con ánimo de presionar a la justicia de cara al inminente juicio del «procés». Los exconsejeros Josep Rull y Joaquim Forn se han sumado a Jordi Turull y Jordi Sànchez en su decisión de no ingerir alimentos sólidos –sí que beberán líquidos– de forma indefinida. Eso sí, advirtieron de que su protesta tiene límites y en ningún caso llegarán al punto de poner en peligro su vida.

De esta forma, son cuatro de los siete líderes del «procés» encarcelados en la prisión de Lledoners (Barcelona) los que están en huelga de hambre; todos ellos son de la órbita posconvergente. Y es que ni el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras ni los otros exconsejeros vinculados a Esquerra la secundan. Un síntoma más de las discrepancias entre los partidos independentistas sobre cómo afrontar tanto el fracaso de la declaración independentista de hace un año como los prolegómenos del juicio que se celebrará a principios de año en el Tribunal Supremo.

Los huelguistas justifican esta medida por que aseguran que el Tribunal Constitucional «bloquea» de forma intencionada sus recursos de amparo contra la prisión provisional para impedirles que puedan llegar a la justicia europea. Fuentes del Tribunal Constitucional dan una versión bien distinta. Aseguran que, además que estar todavía dentro de los plazos habituales de resolución, su intención es recopilar todos los recursos de los presos del «procés» para darles una respuesta única.

En un comunicado difundido hoy lunes, Rull y Forn han asegurado que no tienen «otra opción que utilizar esta forma extrema de pacífica protesta en la defensa» de sus «derechos fundamentales». Dicen que inician la huelga de hambre después de reflexionarlo mucho, y conociendo el «impacto» que puede tener sobre sus «organismos». Sin embargo, el propio Jordi Sànchez en una entrevista este fin de semana en «El Nacional» matizaba el alcance de su protesta: «No pretendemos poner en riesgo nuestras vidas, no nos hemos vuelto locos».