Agentes durante el registro en la sede de CatMón - INÉS BAUCELLS

Dos entidades catalanistas en el punto de mira de la Policía

Los investigadores creen que el fraude puede ser «mucho más elevado» del detectado

BARCELONAActualizado:

En la investigación de la supuesta trama fraudulenta, la Policía Nacional tiene en el punto especialmente a CATmón e IGMAN. «Sólo estas dos entidades han recibido, en el periodo investigado, los años 2011-2015, más de diez millones de diversos organismos públicos catalanes, entre ellos de la propia Diputación, por lo que se sospecha que el fraude sería mucho más elevado», sostiene la Policía Nacional.

El dinero de las subvenciones transitaba, presuntamente, de forma irregular entre las cuentas bancarias de IGMAN, CATmón y también la sociedad mercantil Discatimat. Finalmente, era reintegrado en efectivo «o destinado a sufragar los gastos de la actividad del entramado criminal o para terminar en cuentas personales de los investigados».

Lo cierto es que «la mayoría de los proyectos para la cooperación y el desarrollo, a los cuales estaba destinado el dinero, no se llevaron efecto». Es lo que concluye la Policía Nacional en sus informes remitidos al titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, Joaquín Aguirre, y que asentaron las bases del macrodispositivo desplegado ayer.

¿Quién es, qué hace y quién está detrás de la fundación CATmón? «Tiene como objetivo principal la tarea de conocimiento y reconocimiento internacional de la nación catalana», reza la descripción que la misma entidad da en su página web que, además, dejó de funcionar ayer mismo. Fundación nacionalista y de la órbita convergente, fue fundada por Francesc Dalmases y Víctor Terradellas. Tiene dos sedes, en Reus (Tarragona) y en la capital catalana, según detalla el juez en uno de sus autos. Aunque en principio no se relaciona el desvío de fondos con el proceso independentista, fuentes policiales no descartan que en último término parte de estos fondos pudieran haber sido utilizado también para estos fines.

Difundir el catalanismo

La fundación pretende mostrar el pensamiento catalán al resto del mundo. «Cataluña, en tanto que nación sin Estado, vive hoy su proyección internacional de forma muy limitada en lo referente a las instituciones públicas y necesita un trabajo de sustitución por parte de organizaciones privadas que quieran y puedan trabajar en ese sentido en la escena internacional», explicaba la organización en uno de sus apartados.

¿Y la asociación IGMAN a qué se dedica? El objeto de la entidad va en la misma línea que CATmón y su vinculación con ella es evidente. También de la órbita convergente, comparten fundador, Terradellas, y usan el mismo local. Una sede que, por otra parte, coincide con la que Òmnium Cultural tiene en el distrito barcelonés de Ciutat Vella. La utilización que CDC ha hecho de fundaciones afines para lucrarse no es nueva. La Justicia ya demostró que el partido de Artur Mas utilizó fundaciones de su órbita para camuflar mordidas cobradas a empresas constructoras a cambio de obras públicas.