Núria Parlon, en Santa Coloma de Gramanet
Núria Parlon, en Santa Coloma de Gramanet - EFE

El PSC advierte a Puigdemont y Junqueras de que «sus» municipios no colaborarán en el referéndum ilegal

Parlon: «No obligaremos a ningún funcionario a que dé cobertura técnica a un referéndum, que se produce fuera de la legalidad, eso lo tenemos muy claro»

BARCELONAActualizado:

La responsable de Política Municipal del PSC y alcaldesa de Santa Coloma de Gramenet, Núria Parlon, ha advertido hoy de que los ayuntamientos catalanes gobernados por socialistas no colaborarán en un referéndum de independencia y «protegerán» a los funcionarios ante situaciones de «inseguridad jurídica».

En declaraciones a Efe, la máxima responsable del área Política Municipal de los socialistas catalanes -que suena para integrarse en la próxima dirección federal del PSOE- se ha mostrado convencida de que la Generalitat finalmente no podrá convocar un referéndum fuera de la legalidad, por lo que de celebrarse una consulta será solo «un nuevo 9-N», como el de 2014.

En caso de que se celebrara un referéndum unilateral, Parlon ha sido tajante: «Evidentemente, (los ayuntamientos socialistas) seremos respetuosos y meticulosos con la ley. Y, por lo tanto, nuestros funcionarios, que conocen perfectamente la ley, harán lo que tienen que hacer».

«No obligaremos a ningún funcionario a que dé cobertura técnica a un referéndum, que se produce fuera de la legalidad, eso lo tenemos muy claro. Eso de obligar a los funcionarios a cumplir con sentimientos patrióticos de unos cuantos estamos claramente en contra. Tan solo hay que hablar con el secretario de cualquier corporación municipal para que nos explique de qué estamos hablando», ha aseverado Parlon.

«Situación de inseguridad»

La dirigente del PSC ha recordado que su partido «no situará las instituciones fuera de la ley, ni a los funcionarios en una situación de inseguridad o vulnerabilidad jurídica por los propósitos de un gobierno de hacer un mal uso unilateral de un instrumento político como es el referéndum».

Los socialistas catalanes no solo «protegerán los derechos y la seguridad jurídica de los funcionarios», sino que «ni convocaremos ni cederemos espacios municipales para un referéndum al margen de la legalidad».

Pero a pesar de lamentar la escalada de tensión entre la Generalitat y el Gobierno, se ha mostrado «convencida» de que «no sucederá» que el Ejecutivo llegue a hacer uso de la fuerza o de instrumentos como la activación del artículo 155 de la Constitución, que prevé una posible suspensión de la autonomía en casos excepcionales.

En cambio, sí ha augurado «un nuevo ciclo de inhabilitaciones políticas», como también un mensaje a la Unión Europea y la comunidad internacional de una «democracia débil» en Cataluña.

A su juicio, «los últimos meses han dejado ver en el Parlamento catalán situaciones preocupantes desde el punto de vista de la concepción de la democracia» como la tramitación de la ley de desconexión «a espaldas del control parlamentario» o el «preocupante» silenciamiento de la oposición, mientras «en paralelo se quiere hacer pasar como radicalmente democrático» un referéndum unilateral.

Un pacto de Junqueras con Sáenz de Santamaría

Una «contradicción» que, en su opinión, deja entrever el «colapso del propio proceso independentista», que «volverá a fracasar, con una nueva frustración para el conjunto de catalanes que confiaron en esas fuerzas políticas». «Es todo un despropósito», ha apuntado.

«Si ERC, PDECat y la CUP fracasan en este intento, como se verá en breve, deberemos preguntarles cómo se sitúan el día después, qué piensan hacer y qué propuesta política ofrecerán. Desde el PSC tenemos una propuesta federal que no es fácil, pero es creíble y permite construir un escenario diferente. Habrá que ver cuántos están dispuestos a hacerlo posible», ha sugerido.

Ha subrayado en este sentido la disposición del PSC a «tejer alianzas con el conjunto de fuerzas de izquierda», para las que «siempre tendrá una mano tendida», con la voluntad en cualquier caso de que el PSC «lidere» esa alternativa «de la mano de todos los que estén dispuestos a buscar un nuevo tiempo de diálogo y acuerdo».

Pero si en esa coyuntura «la responsabilidad (de gobierno) la tiene ERC, deberemos preguntarles qué quieren ofrecer tras el colapso. Es posible que Oriol Junqueras acabe pactando con Soraya Sáenz de Santamaría una solución...«, ha sugerido Parlon.