Fachada del Macba
Fachada del Macba - Elena Carreras

El Macba ante la capilla de la discordia

El Ayuntamiento anuncia su intención de revocar la cesión de la capilla de la Misericòrdia, prevista en la ampliación del museo, para instalar en su lugar el nuevo CAP del barrio

BarcelonaActualizado:

El dilema entre cultura o salud, entre ampliación del Macba o nuevo ambulatorio del barrio del Raval, sigue lejos de resolverse. Es más: las posturas se enconaron ayer un poco más después de que, casi a la misma hora en que la plataforma +Macba+Cultura presentaba un manifiesto para, en palabras de la presidenta de la Fundación Macba, Ainhoa Grandes, «frenar el desahucio que sufre el Macba a manos del Ayuntamiento», la plataforma Raval Nord entregaba cerca de de 6.500 firmas al registro del Ayuntamiento reclamando la construcción de un nuevo Centro de Atención Primaria (CAP).

¿El problema? Fácil: tanto el Macba como el Servicio Catalán de la Salud (CATSalut) reclaman para sí la capilla de la Misericòrdia, espacio en desuso que, ya en el 2013, el Ayuntamiento asignó al museo barcelonés. El objetivo, tal como se estableció entonces, era que el Macba pudiese crecer llevando a la capilla la exposición permanente de su colección.

En 2017, el proyecto fue aprobado de forma unánime por el consejo general del museo, en el que también participa el Ayuntamiento, y parecía que la Misericòrdia renaciera en breve como espacio museístico. Pero no. Sólo un año después, y pese al acuerdo alcanzado con el patronato del museo, el Ayuntamiento volvió a ofrecer la capilla de la Misericòrdia, aunque en esta ocasión al Servicio Catalán de la Salud y para instalar el nuevo CAP.

Un lío administrativo que podría concluir el próximo mes de febrero, cuando se tramite en el Ayuntamiento la revocación de la cesión al Macba. De momento, el consistorio ya ha comunicado la museo por carta su voluntad de rescindir el contrato de la capilla y reunirse con los responsables del museo para buscar una sede alternativa.

Posturas enfrentadas

La explicación municipal es, de nuevo, relativamente sencilla: Salud asegura que la única opción válida para ubicar el nuevo CAP es la capilla de la Misericòrdia. Y, en este caso, quien tiene la última palabra es precisamente la conselleria de Salud, cuyo diagnóstico no sólo no coincide con el del Macba, sino que ni siquiera parece hacerlo con el de la conselleria de Cultura. Es más: la titular del departamento, Laura Borràs, siempre ha insistido en que la ampliación del Macba tiene que resolverse según los acuerdos tomados. Y el acuerdo, insiste, pasa por la cesión de la capilla de la Misericòrdia al Macba.

La misma idea defienden el ministerio de Cultura y, con aún mayor ahínco, los cerca de 2.600 firmantes de un manifiesto que se presentó ayer en el Ateneu de Barcelona y en el que unas 300 personalidades del sector cultural como Isabel Coixet, Isona Passola, Pere Portabella, Caterine David o Albert Serra, entre otras, reclaman mantener la ampliación del Macba tal y como estaba prevista.

Para Ainhoa Grandes, la Misercòrida es el único edificio contiguo disponible que se puede conectar arquitectónicamente al Macba, facilitando el recorrido de los visitantes y la exposición de las 6.000 obras que actualmente no se muestran por falta de espacio, por lo que reclama a Ayuntamiento y Generalitat que reconsidere las propuestas alternativas. Una de ellas, por ejemplo, pasaría por encajar volumétricamente un nuevo edificio en el actual emplazamiento del CAP. Por su parte, el galerista Joan Anton Maragall, impulsor de la plataforma +Macba+Cultura, reclamó dejar a un lado la «demagogia» para que se hagan compatibles la ampliación del Macba y la del ambulatorio, «El arte contemporáneo no sea ni moneda de cambio ni arma electoral para nadie, porque es de todos y para todos», enfatizó.

En paralelo, la Plataforma Raval Nord sigue con su propia lucha y llevará su demanda al pleno después de recoger cerca de 6.500 firmas, la mayoría de vecinos del barrio, que abogan por el uso médico de la capilla de la Misericòrdia. «No hacemos una pelea partidaria. La necesidad del CAP no la discute nadie», destacó en declaraciones a Europa Press el representante de la plataforma Iñaki García.