Los directores del grupo teatral La Fura dels Baus, Pep Gatell (i), Miki Espuma (2i) , Carles Padrissa (2d) y Pere Tantiñà (d), durante la presentación de la Fundación Épica,
Los directores del grupo teatral La Fura dels Baus, Pep Gatell (i), Miki Espuma (2i) , Carles Padrissa (2d) y Pere Tantiñà (d), durante la presentación de la Fundación Épica, - Efe

La Fura dels Baus impulsa una fundación científico-artística para el aprendizaje y la divulgación

La compañía teatral inaugura en una antigua fábrica de Badalona la Fundación Épica

BarcelonaActualizado:

El canon de La Fura dels Baus,ese método de trabajo en el que convergen talentos llegados de diferentes disciplinas y que sacude convenciones sumando esfuerzos entre arte, ciencia y tecnología, cristaliza ahora en la Fundación Épica, una espacio de aprendizaje multidisciplinar concebido como una entidad sin ánimo de lucro. Un «laboratorio para el aprendizaje y la divulgación» que la compañía teatral ha puesto en marcha en Badalona, en la antigua fábrica de muebles Rojas.

En total, más de 4.000 metros cuadrados al servicio de un proyecto que, según explica Pep Gatell, director de la Fundación Épica y director artístico de La Fura dels Baus, surgió como respuesta a las preguntas que les formulaban sobre una metodología de trabajo que, asegura, se basa «en cruzar talentos y trabajar con gente que sabe más que tú para crear cosas nuevas».

«Hibridar ciencia, tecnología y humanidades es algo que ya se vio en el Renacimiento, cuando astrónomos, matemáticos y científicos se reunían en los talleres con los pintores y escultores», destaca Gatell a la hora de explicar el funcionamiento de una Fundación Épica que colabora con diez centros de investigación de Barcelona para «plantear nuevos retos de investigación sobre el proceso de creación, las dinámicas entre los participantes de un grupo y las reacciones del público».

También incorpora el nuevo proyecto de La Fura un «comité de sabios» encargado de velar por el trabajo de la Fundación Épica y formado por, entre otros, el exdirector del Liceu Joan Francesc Marco; la asesora de la Comisión Europea de Innovación, Daria Tataj; y el director del área de Ciencia y Transferencia Tecnológica de la Fundación Botín, Paco Moreno. A ellos corresponde vigilar que la fundación cumpla objetivos como la inserción laboral de jóvenes en riesgo de exclusión laboral.

En este sentido, la Fura ya puso en marcha el año pasado el proyecto «Épica y singular», con talleres sobre trabajos en altura y montaje de estructuras industriales y unos resultados más que evidentes: un 60% de los jóvenes participantes accedieron al mercado laboral y 20% retomaron los estudios. De hecho, la Fundación Épica ya lleva un año desarrollando proyectos y ajustado su funcionamiento para «reflexionar sobre el trabajo realizado» y llegar al día de su inauguración después de «haber adquirido una perspectiva propia y haber explorado los nuevos retos y planes de futuro».