Colau y Maragall durante un debate de Betevé
Colau y Maragall durante un debate de Betevé - EFE

ERC aparca a JpC para tentar a Colau con un gobierno a dos

Los republicanos hacen así un guiño a los comunes, que siguen insistiendo con el PSC

BarcelonaActualizado:

A once días para que se constituya el nuevo Ayuntamiento de Barcelona, ERC mueve de nuevo ficha para intentar conquistar a Ada Colau . La formación liderada por Ernest Maragall, ganadora de los comicios el 26-M, ha ofrecido de manera formal a los de Barcelona en Comú (BComú) un gobierno «bilateral y exclusivo» a la vez que proporcional, de acuerdo con los diez representantes que cada una de las dos formaciones consiguió. Eso sí, el alcalde sería Maragall, defienden los republicanos. Así lo contó este martes Jordi Coronas, concejal actual y que forma parte del equipo negociador de los republicanos. El encuentro con los comunes, que se celebró en dependencias del Ayuntamiento, duró más de una hora y dejó sobre la mesa del equipo de Colau un documento con ocho líneas básicas de acuerdo, que ahora los comunes están estudiando.

De las primeras conclusiones del encuentro destaca el hecho de que ERC, en principio, aparque su idea de incluir en algún pacto a los cinco ediles de Junts per Catalunya (JpC), con quien comparten el gobierno de la Generalitat y formación a la que los de Colau han vetado en todo momento. El movimiento es, a la práctica, un guiño para seducir a los comunes justo antes de que estos activen la maquinaria interna para decidir, a través de una votación vinculante de las bases, si prefieren hacer a Maragall alcalde o intentar seguir en el Ayuntamiento junto al PSC y con el apoyo de Manuel Valls en la investidura.

A pesar de la línea roja de los comuns con JpC, ERC había situado hasta ayer en el centro de sus preferencias, por igual, a los de Quim Forn y Elsa Artadi y a BComú. La declaración de intenciones de este martes del equipo de Maragall, que también alabó a los comunes por sus coincidencias programáticas, supone un aparente giro en las negociaciones.

El escollo PSC

Con todo, Coronas reconoció que BComú «insiste en llegar a un acuerdo con el PSC», y que frente a esto, ERC «por ahora» no lo ve «viable, no solo por diferencias ideológicas» sino también porque el propio Jaume Collboni, líder de los socialistas, rechazó anteayer sentarse con Maragall para explorar posibles avances. Los republicanos y los comunes se han emplazado hoy a una nueva reunión para seguir avanzando en un pacto, ya sea de investidura o de mandato. También hoy el equipo de Colau prevé sentarse por primera vez con el de Collboni.

Si ERCse afanó a explicar sus sensaciones tras el encuentro, en el seno de los comunes no hubo declaraciones públicas. Sí se refirió a la cuestión la presidenta de Cataluya En Comú Podem en el Parlament, Jéssica Albiach, que rechazó el bipartito e insistió en la necesidad de incluir al PSC en este pacto porque un tripartito progresista sería lo que mejor representaría la voluntad de la ciudadanía. «Quedan muchas horas para llegar a un acuerdo», se mostró confiada.

Mientras, en el PSC esperan con inquietud el encuentro con los de Colau y confían en poder fraguar «un gobierno de izquierdas que no subordine Barcelona al procés», remarcó ayer Collboni en una entrevista en Cuatro. «Queremos un tándem progresista entre PSC y los comunes que piense en todos los barceloneses», clamó.

Los últimos avances de ERC también conllevaron reacciones desde JpC, aunque la formación se centró a presionar a Colau más que a criticar el hecho de que hubieran pasado a ser ininguneados por ERC. El cabeza de lista de la formación, Joaquim Forn, pidió en un tuit a la alcaldesa que «pasan los días y todos los partidos están aclarar posiciones, todos menos los comuns. Ahora Colau tiene dos opciones: o respeta la lista más votada y permite que Maragall sea alcalde, o se aferra a la silla y se hace investir alcaldesa con los votos de Valls y Cs. ¿Y bien?», interpeló.