Vista de la Rambla durante la última diada de Sant Jordi
Vista de la Rambla durante la última diada de Sant Jordi - Inés Baucells

Los libreros esperan facturar hasta un 2% más en Sant Jordi

Durante la campaña se venderán 1,5 millones de libros de 50.000 títulos diferentes

BarcelonaActualizado:

A pesar del calendario y del cúmulo de coincidencias que situarán los libros a la sombra de la campaña electoral y los últimos coletazos de la Semana Santa, el Gremi de Llibreters de Catalunya prevé un «buen Sant Jordi» con una facturación hasta un 2% más que el año pasado.En 2018, la jornada de Sant Jordi se saldó con una facturación de 22,03 millones de euros, un 2% más que en 2017, por lo que libreros y editores prevén que se mantenga la tendencia gracias, en parte, a la anticipación en la compra de libros durante los días anteriores a la Diada.

«Toda la Semana Santa estaremos vendiendo libros por Sant Jordi. Mucha gente estará fuera de Barcelona y de las otras capitales de provincia, y estarán en lugares de playa y montaña», ha pronosticado la presidenta del gremio, Maria Carme Ferrer. Con todo, Ferrer considera que, pese a que se adelanten algunas compras, la Diada mantendrá su vigor comercial. «El libro que se regala normalmente se compra antes, pero los que somos amantes de los libros, el Día de Sant Jordi hay que volver con toda la familia a comprar libros», ha explicado.

Por su parte, elpresidente de la Cambra del Llibre, Patrici Tixis, ha destacado que durante la campaña se venderán unos 1,5 millones de libros entre 50.000 títulos diferentes, de los que los más vendidos representan el 5% del total: «Es la magia y el secreto de Sant Jordi», ha dicho.

El secretario del gremio, Marià Marín, ha detallado que tras la novedad del pasado año de esponjar las calles demasiado colapsadas por los 1,2 millones de personas que las visitan durante toda la jornada, este año se ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento «para un Sant Jordi a nivel de ciudad», de modo que tienen que pasarán cosas en todos los barrios de la ciudad.

Marín ha destacado que «Barcelona no son tres calles», de manera que se han ampliado los espacios incorporados el pasado año --Balmes, Diagonal y Consell de Cent-- y se ha añadido la calle Còrsega, un planteamiento que permitirá un sistema de conectores entre paseo de Gràcia y Rambla Catalunya.

Sobre los géneros más vendidos, Ferrer ha pronosticado que lo que más se venderá será la literatura infantil y juvenil --en consonancia con lo más vendido regularmente--, en el terreno de la ficción, la novela policíaca e histórica y romántica, y en no ficción, los libros políticos.

También será un Sant Jordi internacionalizado aprovechando que Barcelona es la invitada a la FIL, la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires (Argentina), ciudad en la que se celebrará una jornada de Sant Jordi el sábado 20 de abril.

«Ésta va a ser la ocasión en la que los libreros de Barcelona nos enseñen cómo hacer un Sant Jordi en Buenos Aires», ha dicho por vídeo la presidenta de la Fundación del Libro, María Teresa Carbano.