Dos agentes de la Urbana, por el centro de Barcelona
Dos agentes de la Urbana, por el centro de Barcelona - INÉS BAUCELLS

Colau eliminará la unidad de antidisturbios de la Guardia Urbana en los próximos meses

Ayuntamiento y sindicatos están ultimando los detalles para la disolución del grupo y la creación de otro que se centre en el refuerzo policial

BarcelonaActualizado:

El Ayuntamiento de Barcelona eliminará en los próximos meses la Unitat de Suport Policial (USP) de la Guardia Urbana, una facción de la policía local conocida por sus actuaciones puntuales como antidisturbios. El gobierno de Ada Colau, que ya avanzó sus intenciones hace dos años, pretende reconvertir sus funciones y que sus 150 agentes se integren en la nueva Unitat de Reforç Policial i d'Emergències (URPE).

Según ha explicado este lunes el comisionado de Seguridad, Amadeu Recasens, y ha anvanzado "La Vanguardia", el consistorio está ahora negociando con los sindicatos los detalles de la disolución de la USP y la creación de la nueva unidad. Ésta se encargaría de dar apoyo y cobertura a grandes concentraciones de masas, como fiestas, conciertos y actos en la playa, situaciones de emergencias y asuntos medioambientales.

El comisionado ha destacado que los cambios entre la USP y la URPE se notarán sobre todo porque la nueva unidad, que se prevé que tenga más agentes que la USP, será proactiva y no reactiva. A modo de ejemplo, fuentes municipales cuentan que sus agentes no esperarán a que ocurra algo o que se la requiera para actuar y que, por el contrario, estarán más presentes y visibles en los barrios.

En este sentido, Recasens ha asegurado que la Guardia Urbana no ejerce funciones de antidisturbios desde el inicio del mandato de Colau, y ha resaltado que el orden público es una competencia de los Mossos d'Esquadra, por lo que la nueva unidad tampoco lo hará, aunque sí seguirá prestando apoyo puntual a otros cuerpos policiales y a la propia Urbana.

Acordando los detalles

Preguntado por los medios, Recasens ha explicado que a día de hoy se está negociando con los sindicatos el procedimiento para ingresar en la nueva unidad y la posibilidad de que los agentes de la actual USP puedan incorporarse a la URPE si lo desean sin necesidad de que pasen un examen o pruebas, algo que todavía están abordando, aunque se requieren una características y formación determinadas. "La idea pasa por buscar fórmulas de encaje", ha asegurado.

La medida no ha gustado ni a los sindicatos policiales, que consideran el desmantelamiento "una aberración", ni a los grupos de la oposición, que han lamentado el enésimo "error" del gobierno de Colau contra el cuerpo policial, que tendría que estar más protegido.