Imagen de una tienda de «souvenirs» en Barcelona
Imagen de una tienda de «souvenirs» en Barcelona - EFE

Barcelona extiende el control sobre las tiendas de «souvenirs»

Tras inspeccionar 183 locales en tres distritos, el consistorio detecta un 40% de incumplimiento en su normativa

ABC
BarcelonaActualizado:

El Ayuntamiento de Barcelona ha detectado hasta un 40% de incumplimientos en la normativa especial para las tiendas de «souvernis», tras inspeccionar 183 establecimientos en los distritos de Eixample, Gràcia y Horta-Guinardó. Las inspecciones forman parte de una campaña informativa y sanciadora desplegada de febrero a julio, con el fin de dar a conocer las modificaciones de la normativa realizadas el pasado diciembre y comprobar que actualmente se cumplen. Ahora el consistorio continuará con las revisiones en el distrito de Ciutat Vella.

Así lo han manifestado este lunes la cuarta teniente de alcaldía, Janet Sanz, y la socialista Montserrat Ballarín, concejal de Comercio, en una rueda de prensa. En ella, Sanz ha matizado que «Barcelona no es un souvenir» y que al gobierno municipal le toca «regular y actuar para que Barcelona sea siendo una ciudad en la que vivir».

Durante los primeros meses de la campaña, un equipo de inspectores municipales observó 74 incumplimientos en una primera ronda, y en este sentido ha abierto 32 procedimientos sancionadores solo en el céntrico barrio de Eixample, después de efectuar las 183 revisiones. Desde este agosto y hasta finales de año, la campaña continuará en Ciutat Vella, uno de los distritos más turísticos de la ciudad y donde se concentran más tiendas de productos de recuerdo.

La normativa especial para tiendas de «souvenirs» entró en vigor en 2008, principalmente en Ciutat Vella, y fue ampliada en diciembre de 2018 a otras zonas de la ciudad, con el objetivo final de mantener el equilibrio de los barrios y proteger el comercio tradicional. Sus medidas establecen que las tiendas que destinan hasta un 20 % de su superficie a vender «souvenirs» deben agrupar estos productos en un espacio determinado y diferenciado del resto de productos, el cual debe estar también rotulado y no visible desde la vía pública. Solo los locales con licencias específicas de venta de «souvenirs» pueden superar ese 20 %.

El consistorio ha registrado que la mayoría de incumplimientos se generan por tener los «souvenirs» visibles desde la vía pública, por no disponer del producto agrupado y diferenciado dentro de la tienda o por ocupar más del 20% del espacio comercial destinado a los productos de recuerdo. Las multas oscilan entre 500 euros -por mostrar los «souvenirs» en los escaparates, no estar agrupados o ser visibles desde la vía pública-, 3.000 euros por «exponer o vender productos sin licencia» o 6.000 euros si lo hacen sin licencia y en una situación «no legalizable».

Proliferación de tiendas

La modificación de la normativa, conocida como el «Plan especial de ordenación de los establecimientos comerciales destinados a la venta de artículos de recuerdo o souvenirs en la ciudad de Barcelona», amplía la prohibición de abrir nuevas tiendas de recuerdos en los entornos de la Sagrada Familia, en el barrio de Sant Antoni y en las zonas de alrededor del Camp Nou, el Park Güell y de la Casa Vicens, y suma estas nuevas zonas de prohibición a las ya existentes en toda Ciutat Vella y en otros ámbitos más reducidos del Park Güell y de la Sagrada Familia.

Además, el cambio en la normativa también sirve para ajustar los perímetros, entornos y ámbitos vigentes; mejorar los entornos de protección de los edificios catalogados como Bienes Culturales de Interés Nacional (Nivel A) y clarificar la normativa vigente.

Sanz ha añadido que en los alrededores de la Sagrada Familia, del Camp Nou o del Park Güell es donde más han «proliferado» los establecimientos que ofrecen productos de recuerdo debido al incremento del turismo en la ciudad en los últimos años, informa Efe.