Pilar Rahola, fotografiada este viernes en Barcelona
Pilar Rahola, fotografiada este viernes en Barcelona - EFE

Pilar Rahola gana el Ramon Llull con una novela sobre la Semana Trágica

La periodista y escritora tira del hilo de «Mariona», su anterior novela, para adentrarse en el siglo XX con «Rosa de cendra»

Actualizado:

Tirando del hilo de «Mariona», novela con la que se adentró en las turbulencias del siglo XIX, la columnista y escritora Pilar Rahola ha ganado el Premio Ramon Llull con «Rosa de Cendra», una novela ambientada en la Semana Trágica que sacudió Barcelona a principios del siglo XX.

El galardón, dotado con 60.000 euros, ha querido reconocer una obra con la que quiere ser al mismo tiempo «un homenaje a esa Rosa de Fuego que fue Barcelona durante la Semana Trágica» y, al mismo tiempo, la historia de una familia durante un periodo muy convulso de la historia de la ciudad».

De hecho, con «Rosa de Cendra» Rahola ha querido retomar la historia de su exitosa «Mariona» para retratar esa «mirada pequeña que se hace grande» y abordar desde una perspectiva humana las tensiones del catalanismo político de la época y el nacimiento del sindicalismo y el lerrouxismo.

«La convulsión del momento me recuerda mucho a los momentos actuales», ha subrayado Rahola, quien ha querido dejar claro que, en la novela, a diferencia de en su faceta de comentarista política, no ha querido tomar partido por ninguno de los personajes. «El escritor lo ha de poner son las emociones, y escribiendo este libro he podido llegar a entender posiciones políticas que no comparto», ha resaltado.

La novela, que se publicará en catalán el 1 de marzo y en castellano el 21 del mismo mes, sigue los pasos de Albert Corner i Espiga, un joven que se marchó a la guerra de Cuba siendo un crío y regresa completamente cambiado para poner en marcha un entramado de relaciones entre unos personajes que «simbolizan las contradicciones propias de un momento político efervescente y único».

La periodista catalana también ha explicado que, pese a cierta reticencia a presentarse a premios literarios, creía que ya había llegado el momento de probar suerte. «Nunca me había querido presentar, ya que pensaba que con mis dos novelas anteriores me tocaba picar piedra», ha dicho. Ahora, en cambio, cree que ha llegado del momento «ponerse el vestido de gala» que es un premio literario.